Alfa-hidroxiácidos

0

¿Qué son los alfa-hidroxiácidos?

Los alfa-hidroxiácidos (AHA’s) son ácidos orgánicos muy eficaces para mejorar la textura y la calidad de la piel. También se conocen como ácidos frutales, ya que se extraen de diversas plantas, frutas y alimentos.
Son moléculas hidro-solubles (solubles en agua), y se caracterizan por poseer en su estructura una doble función química: un grupo carboxilo, que los clasifica como ácidos carboxílicos, y un grupo hidroxilo en posición alfa.

Sus beneficios son conocidos desde la antigüedad, pues Cleopatra ya se bañaba en leche agria por la suavidad que le proporcionaba a la piel el ácido láctico, y las damas de la corte francesa utilizaban el vino añejo para la piel del rostro por su alto contenido en ácido tartárico. Pero los alfa-hidroxiácidos supusieron una verdadera revolución dentro de la cosmética dermatológica cuando se descubrió su mecanismo de acción en los años 70 y se probó de forma clínica su eficacia terapéutica en patologías que cursan con hiperqueratosis (engrosamiento anómalo de la capa córnea de la piel), así como en el tratamiento del fotoenvejecimiento.

Los Doctores E. Van Scott y R. Yu fueron los pioneros y máximos expertos en el desarrollo de los AHA’s con fines dermatológicos, y publicaron por primera vez en el año 1974 sus beneficios terapéuticos.

¿Qué propiedades aportan los alfa-hidroxiácidos?

Los alfa-hidroxiácidos actúan tanto sobre la epidermis (capa más superficial de la piel), como sobre la dermis (capa intermedia), pero sus propiedades dependerán del tipo de AHA que se utilice, de su concentración, de su método de obtención y preparación, y finalmente de cómo se formule el producto que lo contenga, ya que no todos los laboratorios trabajan con los mismos rangos de pH. (El rango de pH óptimo para preparaciones tópicas de AHA’s (ác.glicólico) que permanecen en la piel es de 3.5-4.2, un punto por encima y por debajo del valor de su constante de disociación o pKa)

Pero en general, podemos decir que los AHA’s tienen en común las siguientes propiedades:

  • Exfoliantes

Consiguen adelgazar o normalizar el grosor y la función de la capa córnea de la piel (la más externa), al disminuir las uniones entre sus células (corneocitos o células muertas). Esto hace que las células muertas se desprendan solas de forma uniforme, y por tanto la piel adquiere un aspecto más suave, liso y uniforme. Además de que aportan luminosidad, y reducen notablemente las pequeñas arrugas y manchas propias del envejecimiento cronológico de la piel (por la edad), y del fotoenvejecimiento (producido por la exposición solar).

  • Renovadoras

Los AHA’s renuevan el aspecto de la piel al exfoliarla, y aumentan el grosor de la dermis y de la epidermis, ya que favorecen la formación de colágeno de tipo I y II al aumentar la actividad del fibroblasto, proporcionando turgencia y flexibilidad a la piel.

  • Potenciadoras

Debido a su capacidad de disminuir las uniones entre los corneocitos (células muertas), facilitan que los principios activos o ingredientes que se apliquen junto con los AHA’s penetren mejor y más profundamente.

  • Hidratantes

La utilización regular de productos con AHA’s disminuye la pérdida de agua en la epidermis o deshidratación. Y además, algunos alfa-hidroxiácidos como el ácido lactobiónico o el ácido láctico, poseen una alta capacidad hidratante por su capacidad de captar agua.

  • No son fotosensibilizantes

Los AHA’s no absorben la radiación UV , ya que no poseen grupos cromóforos (que absorban radiación UV) en su estructura.

 

¿Qué indicaciones tienen los alfa-hidroxiácidos y cuándo se utilizan?

Los Alfa-hidroxiácidos son recomendados habitualmente por dermatólogos, médicos estéticos y farmacéuticos para:

  • Tratar el fotoenvejecimiento cutáneo, (tanto en pieles secas, como en mixtas o grasas), ya que consiguen atenuar las arrugas más superficiales y las “manchas” de la piel, unificando el tono y mejorando su textura.
  • El tratamiento de las pieles grasas y acnéicas, o que presentan cicatrices de acné, ya que normalizan la secreción sebácea, desbloquean el folículo pilo-sebáceo, y suavizan las irregularidades cutáneas (marcas o cicatrices residuales del acné), homogeneizando la textura y el tono de la piel.
  • Los procesos cutáneos en los que existe un engrosamiento de la capa córnea de la piel (hiperqueratosis). Pueden ser patologías como la psoriasis, la xerosis (sequedad de la piel), la ictiosis (piel extremadamente seca y escamosa), la hiperqueratosis palmo-plantar (plantas de los pies y de las manos especialmente secas y engrosadas), etc., ya que al disminuir o romper las uniones entre los corneocitos, facilitan su eliminación.
  • Beneficiarse de su actividad potenciadora, ya que si se combinan con otros principios activos, mejoran su penetración, y por tanto, su eficacia.
  • Preparar la piel antes de someterse a un tratamiento dermatológico como puede ser un peeling químico o un tratamiento con láser.

 

¿Qué tipos de alfa-hidroxiácidos existen?

Existen varios tipos de AHA’s (Alpha Hydroxy Acid), y dependiendo de los radicales que posea su estructura se obtienen los diferentes AHA’s. Los más conocidos son:

  • Ácido glicólico

Proviene de la caña de azúcar. Es el AHA que tiene la estructura química más simple, por lo que es el de menor tamaño molecular y por tanto el que penetra con más facilidad y rapidez en la piel, (por eso puede causar un poquito de picor o irritación tras su aplicación, pero desaparecerá en pocos minutos).
En concentraciones del 8-15%, está demostrado científicamente que posee una gran capacidad de renovación celular, ya que aplicado tópicamente ayuda a reducir (normalizar) el grosor de la epidermis (capa córnea), alisando la piel y aportándole suavidad, reduciendo la profundidad de las arrugas de expresión, y unificando el tono. También actúa reduciendo la secreción sebácea, favoreciendo la formación de colágeno y glicosaminoglicanos, y proporcionando una profunda hidratación a la piel por su capacidad higroscópica (de captar agua). La aplicación tópica de este alfa-hidroxiácido además, favorecerá mucho la penetración de otros principios activos, ya que es el más efectivo en cuanto a la actividad exfoliante.

  • Ácido láctico

Proviene de la leche agria. Se produce a partir del proceso de fermentación y tiene propiedades altamente hidratantes, ya que forma parte del NMF o Factor de Hidratación Natural de la piel. Tiene en común con los AHA’s sus propiedades renovadoras, iluminadoras y su capacidad de unificar el tono cutáneo.

  • Ácido cítrico

Lo podemos encontrar de forma natural y en altas concentraciones en muchas frutas conocidas, y sobre todo en los cítricos (limones, naranjas, mandarinas, pomelos, limas…) Es el AHA de mayor peso molecular (formado por 3 grupos carboxilo), y se utiliza como ingrediente antioxidante en numerosos cosméticos. Tiene además una función reguladora del pH que hace que los cosméticos que lo contienen se adecuen al pH de la epidermis, y tiene también cierta capacidad aclarante de las hiperpigmentaciones (manchas) cutáneas, por lo que unifica el tono y aporta mucha luminosidad a la piel.

  • Ácido málico

Proviene de las manzanas, especialmente de las más verdes y ácidas. Acelera el metabolismo cutáneo.

  • Ácido tartárico

Lo encontramos principalmente en la uva. Ayuda a aclarar la piel.

 

Otros Hidroxiácidos

Beta-hidroxiácidos

  • Ácido salicílico

El ácido salicílico es un beta-hidroxiácido, ya que su grupo carboxilo está en posición beta en vez de en alfa.

A diferencia de los alfa-hidroxiácidos, los beta-hidroxiácidos son lipo-solubles (solubles en aceite), y esto le otorga al ácido salicílico la capacidad de penetrar mejor en las zonas más seborreicas y oleosas de la piel, y por consiguiente, en los folículos pilo-sebáceos, haciendo que actúe mejor sobre las impurezas típicas de la piel grasa con tendencia acnéica.

Se considera uno de los mejores principios activos para el tratamiento de estas pieles y de sus impurezas.

Poli-alfa-hidroxiácidos

Se desarrollaron a mediados de la década de los 90 para el cuidado de las pieles sensibles, hiperreactivas e intolerantes. Contienen varios grupos hidroxilo además del grupo en posición alfa y poseen un mayor tamaño molecular. Pueden presentar carácter hidrofílico (afinidad por el agua) o lipofílico (afinidad por la grasa), y tienen una gran capacidad de retener agua en su estructura molecular (efecto hidratante).
El más representativo es:

  • La Gluconolactona

Forma parte de una generación de AHA’s desarrollada como alternativa a las pieles más sensibles. Es la lactona del ácido Glucónico (componente natural de nuestra piel). La forma de lactona permite una absorción muy suave, y una vez que ha penetrado en la piel se transforma en ácido Glucónico (que es la forma activa con estructura de AHA’s). Es por tanto un hidroxiácido muy bien tolerado, con un potente efecto antioxidante, hidratante y suavizante, además de exfoliante suave (potenciador), renovador y estimulante de los componentes dérmicos.

Poli-hidroxiácidos biónicos

Son ultra-hidratantes, muy antioxidantes y nada irritantes.

  • Ácido lactobiónico

Se obtiene a partir de la oxidación de la lactosa, tiene una potente acción ultra-hidratante (por su capacidad de absorber agua), y gran acción antioxidante que combate eficazmente los radicales libres. También estimula la renovación natural de las células de la piel, aportando un aspecto más luminoso y un tacto más suave.

  • Ácido maltobiónico

Es un nuevo poli-hidroxiácido biónico. Es una molécula derivada de la maltosa de la cebada, ya que resulta de su oxidación. Gracias a su estructura química, posee un gran efecto humectante, ultra-hidratante y muy antioxidante.

Cuando se incorpora a una concentración del 8% en productos dermo-cosméticos, aporta además los efectos de los AHA’s, mejorando notablemente las arrugas, la textura y el tono de la piel.

 

¿Por qué existen productos con diferentes concentraciones de AHA’s?

Los productos formulados a base de AHA’s (cremas, geles, lociones…) para utilizar en nuestros domicilios, se formulan a distintas concentraciones según la potencia que necesitemos en cada caso. Pueden llegar hasta una concentración del 20% si se combinan diferentes AHA’s en una misma fórmula.

Y por otro lado existen también productos a base de AHA’s de uso exclusivamente médico con concentraciones que varían entre el 35% y el 70%, para realizar los conocidos peelings médicos, en los que se busca una exfoliación más intensa y la consecuente renovación celular de la piel que dará lugar a una nueva piel más suave, lisa y luminosa.

 

Valoración Doctors & Labs

Los productos dermo-cosméticos que contienen AHA’s se pueden adquirir sin receta médica, pero en Doctors & Labs consideramos que es importante buscar un buen asesoramiento médico o farmacéutico (especializado en dermo-cosmética) para que nos recomiende el producto y la concentración más adecuada en cada caso.

Es muy importante aplicar siempre un fotoprotector cuando utilicemos AHA’s, ya que al adelgazarse o normalizarse la capa córnea de la piel (engrosada anormalmente como defensa natural contra el sol), ésta estará más desprotegida y la radiación solar puede penetrar mejor.

En Doctors & Labs consideramos a los AHA’s ingredientes esenciales en nuestras rutinas diarias, tanto a nivel facial como corporal, ya que tras su aplicación constante, la piel se suaviza, y se vuelve más lisa, uniforme y luminosa.
Los AHA’s se pueden utilizar de forma independiente (para obtener sólo sus beneficios), o combinados con otras fórmulas regeneradoras, antioxidantes y reafirmantes, para potenciar también los efectos de éstas.