Últimamente se oye mucho hablar de los superalimentos o superfoods en inglés, y es que éstos han irrumpido con fuerza en la industria alimenticia, aunque también el sector de los cosméticos ha centrado su atención en sus propiedades saludables y ya ha empezado a desarrollar diversos productos para el cuidado de la piel que los contiene.

Sin embargo, sigue sin existir una definición de los superalimentos que cuente con el consenso de la comunidad científica.

En general, podemos decir que los superalimentos son productos que se consideran muy nutritivos y altamente beneficiosos para la salud y el bienestar de las personas que los consumen, e incluso para la belleza, que es el campo que interesa a los laboratorios que desarrollan líneas de productos cosméticos o cosmecéuticos.

Dentro de la lista de superalimentos encontramos algunos realmente exóticos en Occidente, como el té matcha,procedente del Japón, o el Açai, originario de Brasil; otros, como el aceite de oliva o el tomate, están muy arraigados a la dieta mediterránea.
Pero ¿cuáles son los beneficios de los superalimentos sobre el organismo?

Las propiedades de los superalimentos

Aunque, como veremos después, es necesario realizar un análisis pormenorizado de cada uno de los productos considerados como superalimentos, algunos de sus componentes y sus facultades benefactoras para la salud se repiten en varios de ellos.

Considerados en su conjunto, entre los superalimentos hay productos con acción antioxidante, efectos protectores frente a enfermedades cardiovasculares, cualidades que ayudan a limpiar el organismo de todo tipo de tóxicos e incluso propiedades que ayudan a prevenir el cáncer.
Y estos beneficios son posibles gracias a que los superalimentos son ricos en vitaminas (A, C, E…), ácidos Omega-3 y Omega-6, fitonutrientes, etc.

Los superalimentos, ¿nos cuidan tanto por fuera como por dentro?

La industria cosmética ha mostrado un gran interés en incluir los superalimentos entre los ingredientes de algunos de sus productos de belleza y cuidado de la piel, y no se trata de un capricho.

Los mismos componentes que ayudan a cuidar el organismo desde el interior también pueden hacerlo desde el exterior.

Al menos, esa es la hipótesis de trabajo con la que un número creciente de laboratorios investiga estos alimentos para aplicar sus propiedades en potenciar salud y la belleza cutáneas.

Los efectos antienvejecimiento de los antioxidantes presentes en diversos superalimentos pueden incidir directamente sobre las células de la piel, combatiendo el estrés oxidativo.
Por otro lado, algunos componentes como los fitoquímicos, protegen a la piel de la radiación solar.

Y estos son solo algunos de los beneficios de los superalimentos sobre la piel, puesto que ya existen productos cosméticos que aprovechan sus virtudes saludables para tratar el acné, las manchas, las cicatrices, los signos de cansancio y un largo etcétera de problemas y afecciones que empeoran el estado de la piel y su aspecto.

Pero no todos los superalimentos poseen las mismas propiedades, ni incluyen los mismos componentes (tampoco lo hacen en las mismas proporciones).

¿Y cuáles son estos 7 superalimentos?

Hay una gran variedad de superalimentos, y cada uno de ellos contiene una combinación única de componentes, algunos de ellos con propiedades muy beneficiosas, pero nuestros favoritos son los siguientes:

  1. Quinoa: tiene un alto contenido en aminoácidos como la lisina, la arginina o la cistina, así como en saponina. La lisina es fundamental para la síntesis de colágeno en el organismo, lo que puede ayudar a mejorar la tersura de la piel, la cicatrización y la regeneración de los tejidos. Además, la Quinoa contribuye a reparar el cabello y a tener unas uñas fuertes y sanas.
  2. Semillas de Chía: una de las fuentes de Omega-3 más abundantes del reino vegetal, sirve para tratar la piel seca y para combatir las arrugas de expresión, dada su gran efectividad nutriendo e hidratando la piel. Además, aporta Zinc y vitaminas B3 y E, que pueden resultar beneficiosos en el tratamiento del acné y las irritaciones cutáneas.
  3. Aguacate: rico en vitaminas C y E, los aguacates ejercen un efecto antioxidante que ayuda a las células a reparar los daños ocasionados por los radicales libres. También contribuye a la oxigenación de la sangre.
  4. Almendras: un completo superalimento con vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9, tocoferoles y minerales esenciales como el magnesio, el potasio, el sodio, el fósforo o el zinc. Su efecto antiinflamatorio ha sido aprovechado para el tratamiento de enfermedades cutáneas como la dermatitis atópica, la psoriasis, la piel seca, etc. También se usa como cicatrizante.
  5. Plátano de canarias: las propiedades nutritivas y saludables del plátano son muy variadas. Contiene potasio, magnesio, manganeso, fósforo, ácido fólico, y también betacarotenos, que ayudan a combatir la oxidación de las células y prevenir el envejecimiento prematuro. Las vitaminas C y B6 contribuyen a la elasticidad y la cicatrización de la piel.
  6. Kéfir: es un alimento probiótico, y una de las escasas fuentes de vitamina K2, muy importante para la absorción de calcio por los huesos. Tiene aplicaciones para el tratamiento del acné y la regulación de la piel grasa[Autor des1] .
  7. Cacao: son conocidos sus efectos positivos sobre el sistema cardiovascular, y también sobre el sistema nervioso al facilitar la liberación de serotonina. Es, asimismo, muy rico en polifenoles y flavonoides que pueden tener un efecto antiedad al combatir el estrés oxidativo. El chocolate puro también se ha usado en cosmética para tratar la celulitis.

Si hablamos de cosméticos que han investigado y desarrollado productos que explotan estas propiedades, existen complementos alimenticios, cremas, geles, aceites corporales, sérums, mascarillas y champús, entre otros.

Valoración Doctors & Labs

El campo de investigación que recientemente se ha abierto para el estudio de los superalimentos por parte de los laboratorios dermocosméticos es todavía un territorio parcialmente inexplorado, aunque sus beneficios para la salud al ingerirlos son más conocidos.

En algunos casos, los efectos de los superalimentos, tanto en lo que respecta a la salud general del organismo, como a la salud de la piel, todavía deben reunir más evidencias científicas.

De hecho, algunos de los alimentos han mostrado resultados muy esperanzadores en el laboratorio, pero todavía requieren más ensayos clínicos para demostrar sin lugar a dudas sus efectos. Sin embargo, en otros casos las propiedades de determinados superalimentos con aplicaciones cosméticas son bien conocidas por la ciencia, y su uso cuenta con fundamentos sólidos.

De lo que no cabe duda es de que el horizonte de expectativas en dermocosmética se ha ampliado gracias a la irrupción de los superalimentos, y ya existen numerosas líneas de productos que están consolidándose en el mercado gracias a la satisfacción de los consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here