A través de este artículo me gustaría trasladaros mis conocimientos sobre el aceite de argán y dar a conocer la existencia de un árbol único: El argán.

Farmacéutica de profesión y amante de la cosmética natural, hace dos años me empecé a interesar por el mundo mágico del argán. Entonces inicié una profunda investigación sobre este producto que cada día tiene más adeptos: su elaboración, sus propiedades, su calidad y su influencia en las patologías dermatológicas.

Y como no podía ser de otra manera, estudié exhaustivamente su formación en su lugar de procedencia y así me trasladé a Marruecos, un país que se caracteriza por una riqueza vegetal amplia y variada.

Allí conocí a uno de los productores más importantes de aceite de argán y me enamoré del mundo que lo rodea. Los artesanos me contagiaron y conmovieron con el entusiasmo, amor y respeto que tienen por este árbol singular y endémico de este lugar. Me trasladaron sus conocimientos y, como uno más de ellos, elaboré paso a paso este oro líquido.

Comencé los trámites para la comercialización del aceite de argán 100% puro en farmacias y posteriormente online a través de mi página web sehaqui.com

El árbol  de argán es un árbol leñoso, endémico del desierto de Marruecos y crece en la zona suroeste del país que abarca Agadir, Essaouira, Tiznit y Taroudant.

La especie del argán (argania spinosa) pertenece a la familia de las sapotáceas, sus hojas son pequeñas y sus flores son de color marfil verdoso, con cinco pétalos y puede llegar alcanzar hasta 10 metros de altura. Se caracteriza por su perfecta adaptación al clima xérico y suelo árido, donde escasean las lluvias y se alcanzan temperaturas de hasta 50ºC.

El fruto de argán es una baya carnosa que puede ser de color verde o amarillenta, dentro del fruto encontramos la nuez con forma ovalada que encierra en su interior la almendra o albumina carnosa, de la que se extrae el preciado aceite: aceite de argán.

Composición del aceite de argán

  • Ácidos grasos esenciales (80%): ácido oleico (45%), ácido linóleo o vitamina F (35 %), ácido alfa-linolénico (15 %), ácido gamma-linolénico (3 %), ácido araquidónico (1%).
  • Grandes cantidades de tocoferoles o vitamina E (unos 700 mg/kg), casi tres veces más que el aceite de oliva.
  • Carotenoides de los que un 50% son betacarotenos, precursores de la vitamina A, fitoesteroles (D-7steroles) que raramente se encuentran en los aceites vegetales y escualeno.

En la actualidad la presencia de estos esteroles en el aceite de argán ha suscitado el interés de médicos e investigadores, en particular, el escotenol (48%) y el espinasterol (44%). No se conoce, de momento, ningún otro aceite vegetal que presente tal concentración de esteroles distintos.

Esta composición le confiere diversas propiedades dermocosméticas y lo convierte en un excelente producto: nutritivo, reparador, regenerador, protector cutáneo, cicatrizante, antirradicales libres y antiinflamatorio. 

Indicaciones y usos para la piel

  • Cuidado diario de la piel seca.
  • Quemaduras producidas por el sol.
  • Estrías (adolescentes en desarrollo y embarazadas).
  • Úlceras de presión de primer grado (por ejemplo en las personas encamadas, o personas que utilizan las mascarillas respiratorias y le salen úlceras de presión).
  • Cuidado de la piel del paciente oncológico, ya que es muy nutritivo, reparador y aporta mucha flexibilidad a la piel del paciente.
  • Para el cuidado del pelo y las uñas, ya que contiene lupeol que ayuda a la regeneración de los queratinocitos, que forman la queratina de la fibra capilar y el tejido ungueal. Al pelo le aporta mucho brillo y fortaleza, para las uñas ayuda a recuperar el aspecto normal de las uñas quebradizas y abiertas en capas.

¿Cómo elegir un buen aceite de argán?

Es muy importante saber elegir un buen aceite de argán y para ello tiene que cumplir una serie de requisitos:

  • 100% puro: es decir, no mezclado con ningún otro tipo de aceite.
  • De primera presión en frío: este método de extracción permite obtener un aceite que conserva todas sus propiedades.
  • Obtenido a partir de nueces seleccionadas, no previamente ingeridas por cabras ya que al escasear el pasto, las cabras se suben a los árboles se comen los frutos y luego vomitan o defecan la nuez, estas nueces no se pueden utilizar para obtener el aceite, ya que el resultado es un aceite con mal olor y que puede contener bacterias. De ahí, muchas marcas optan por el método de desodorización, que consiste en someter el aceite a altas temperaturas que alcanzan los 250ºC para eliminar el mal olor. Un aceite de buena calidad no puede estar ni refinado ni desodorizado, para asegurar su integra composición.

Un aceite de buena calidad, tiene un color amarillo dorado, olor a nuez de argán y tacto seco que se absorbe rápidamente.

2 Comentarios

  1. Maravillosos productos y de gran eficacia.Perfecto para el verano porque hidrata la piel sin sensación pegajosa!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here