Acupuntura para ponerle mejor cara al estrés

0
acupuntura contra el estrés

El estrés es ya una norma prácticamente en todas nuestras vidas, parece que se contagia, pero no queremos renunciar a estar bien ni a tener buen aspecto.

La cara es el reflejo del alma” No sé yo si la cara es el reflejo del alma, pero el reflejo del cansancio, del dormir poco y mal, del mal humor y del desánimo seguro que sí. “Que cara de salud tiene…” este dicho ya nos gusta más, pero que entendemos por cara de salud: expresión relajada, sonrisa, buen color? Seguramente un poco de todo.

Está claro que el estrés no es buen compañero de viaje para nadie en ningún momento. Lo que conocemos como estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que participan diversos mecanismos de defensa para reaccionar delante de una situación que se vive como amenazante. Lo podemos manifestar de maneras diversas con síntomas más o menos intensos como el nerviosismo, temblores o estar inquieto.

Otros no son visibles como la aceleración del corazón, dilatación de las pupilas, la sudoración etc. Cierto grado de estrés es una respuesta natural y que vamos a necesitar para la supervivencia.

Si la  respuesta natural es exagerada, genera demasiada tensión y repercute en el organismo humano provocando síntomas: olvidos, alteraciones en el estado de ánimo, nerviosismo, poca concentración, en las mujeres puede producir cambios hormonales importantes como dolores en abdominales inferiores, entre otros. El estrés crónico lo vamos a ver ligado a casos de ansiedad, que pueden llegar a convertirse en un problema muy serio y necesitarán la intervención de un especialista.

Medicina Tradicional China

En la Medicina Tradicional China, no existe el concepto del estrés tal y como lo conocemos aquí. Los síntomas aparecerán por el desequilibrio de las dos energías Ying y Yang que forman parte de un todo Son opuestas, complementarias e interdependientes. Si están es desequilibrio, aparecerán los síntomas.

¿Qué puede desencadenar este desequilibrio?

  • Factores patógenos exógenos. (factores externos): viento, frío, calor, humedad, sequedad y fuego. Si fallan nuestras barreras defensivas naturales, estos factores invaden nuestro cuerpo y producen enfermedades, que no dejan de ser desequilibrios, como en este caso, será el estrés.
  • Factores patógenos endógenos (se producen desde nuestro interior): alegría, ira, ansiedad, tristeza, miedo,  meditación. Todos estos factores pueden producir disturbios tanto de la circulación energética, como de la sangre, y esto puede desembocar en  una enfermedad mental. Los excesivos cambios emocionales pueden perjudicar  a los órganos que regulan toda nuestra energía. Si vemos un estancamiento de la energía de hígado puede desencadenar un “fuego interno”, que se manifestaría en insomnio, irritabilidad y síntomas depresivos. Esta sería una de las explicaciones mediante Medicina Tradicional China de lo que en occidente hemos denominado estrés.

¿Cómo vamos a actuar?

Mediante una pequeñas e indoloras agujas y después de una exhaustiva historia clínica vamos a corregir estos desequilibrios. Unos trayectos llamados meridianos recorren todo nuestro cuerpo.

En estos meridianos se encuentran localizados los puntos de acupuntura y es en estos lugares exactos donde se insertarán las agujas.

Las sesiones para un tratamiento de estrés acostumbran a ser semanales. La cantidad de sesiones dependerá de la respuesta de cada persona ya que no reaccionamos de la misma manera. Las agujas  en la actualidad son de acero inoxidable y finas como un cabello (en la antigüedad  habían llegado a ser de plata y de oro en las dinastías antiguas).

El tiempo de los tratamientos acostumbra a ser de 20 minutos con las agujas colocadas, durante los cuales ya se experimenta una gran sensación de relajación y bienestar.

Según los estudios de la medicina moderna, al insertar las agujas de acupuntura se produce una vasodilatación que hará llegar más sangre y energía a la zona tratada. De esta misma forma los estímulos se desplazarán a través de la médula espinal, produciendo la liberación de endorfinas que son unos neurotransmisores con efectos similares a los opiáceos que producen bienestar y tranquilidad al paciente.

Evidentemente  para evitar el estrés hay que cambiar hábitos que a lo mejor ni nos hemos planteado y muchas veces redistribuir tal o cual cosa en nuestras vidas, pero mientras hacemos todos los cambios pertinentes que nos llevarán a vivir mejor, el tratamiento con acupuntura es una muy buena opción para empezar a relajarnos, a tomar un tiempo para cuidarnos, poder  ver los problemas con una cierta distancia y empezar a tener la buena cara que todos queremos. Hay que probarlo!