¿Influye la Alimentación en el Envejecimiento de la Piel?

Sabemos que seguir una dieta variada y equilibrada es esencial para disfrutar de una buena salud y mantener una buena forma física, pero la alimentación también influye muchísimo en el aspecto de la piel y en su envejecimiento, y aunque con una dieta equilibrada no se detiene su envejecimiento, ésta envejecerá manteniendo un mejor aspecto.

También es sabido que la piel es reflejo de la salud, y cuando hay problemas de nutrición se ve muy desmejorada, por lo que la salud y la belleza de la piel dependen mucho de la alimentación, pero hay que tener en cuenta que con la edad se producen cambios en el metabolismo, y esto hace que cambien también nuestras necesidades (por ejemplo, necesitamos ingerir menos calorías).

A partir de los 30 años hay un cambio lento y progresivo en la composición corporal, ya que se modifica la masa magra por grasa, y ésta se distribuye de forma diferente, localizándose sobre todo en la zona de la cintura (grasa abdominal). El sistema digestivo también sufre cambios con la edad y cada vez funciona menos, el intestino pierde motilidad y hay menos enzimas digestivos y menos acción insulínica, por lo que con la edad tenemos más dificultad para digerir y para absorber todos los nutrientes que ingerimos, y por tanto las propiedades de los alimentos no se aprovechan completamente y se disminuye la capacidad de retener sus nutrientes, así como de tolerar los tóxicos (alcohol, fármacos, etc.)

Como hemos visto, la dieta tiene que ser adecuada, variada y equilibrada, pero también tiene que estar adaptada a cada tipo de persona, sus hábitos y su edad, aunque de forma general podemos seguir unas pautas alimenticias que nos ayuden a mantener la piel en buen estado y a retrasar al máximo los signos del envejecimiento.

 

Consejos alimenticios para mantener la piel en buen estado y retrasar los signos del envejecimiento cutáneo

  1. Comer bien y equilibradamente, evitando las dietas drásticas y desequilibradas, ya que además de no ser buenas para la salud, hacen que la piel tenga un aspecto pálido, desmejorado y con presencia de ojeras y flacidez. Esto se debe a la falta de algunos nutrientes, como por ejemplo de hierro (más presente en carne y huevos que en legumbres y verduras), que provoca palidez cutánea aunque no haya una anemia importante.
  2.  Tomar una buena cantidad de vitaminas, sobretodo de:
    • Vitamina C: por su poder antioxidante, y porque estimula la síntesis de colágeno, necesario para mantener la firmeza de la piel. (Las personas fumadoras necesitan aportar más cantidad de vitamina C.)
    • Vitamina A: ya que interviene en el buen estado de los epitelios. Está presente en los alimentos ricos en grasas animales, por lo que si se consumen siempre productos desnatados puede que no se esté aportando la cantidad suficiente.
    • Vitamina E: tiene una gran acción antioxidante. Está presente en gran cantidad en el aceite de oliva virgen extra de primer prensado en frío.
  3. Ingerir una cantidad adecuada de proteínas diariamente, ya que las dietas hipoproteicas (bajas en proteínas) no aportan los aminoácidos necesarios para la síntesis de fibras de colágeno y elastina, y la piel estará flácida y “descolgada”.
  4. Las frutas, hortalizas y verduras tienen que formar parte de nuestra dieta diaria, tanto por su gran aporte de vitaminas, como por sus propiedades antioxidantes. Cuanto más coloridas sean, más antioxidantes aportan.
  5. Beber una cantidad de agua adecuada (1,5-2 l al día) para mantener la hidratación de la piel desde el interior, ya que la deshidratación acentúa el envejecimiento de la piel, y no es suficiente con hidratarla a nivel tópico con cosméticos hidratantes.
  6. Disminuir el consumo de alcohol, ya que como hemos comentado antes, su tolerancia disminuye con la edad, y si queremos mantener la piel en buen estado hay que consumirlo de forma moderada.
  7. Ingerir grasas poliinsaturadas (omega 3), presentes en el pescado azul y en los frutos secos, ya que su carencia provoca sequedad cutánea.

 

Valoración Doctors & Labs

La alimentación está muy relacionada con el aspecto de nuestra piel, ya que le aporta la gran mayoría de los antioxidantes y nutrientes que ésta necesita.

Actualmente existen muchos complementos nutricionales en las farmacias que aportan nutrientes (vitamina C, hierro, antioxidantes, complejos multivitamínicos, etc.), y que son de gran ayuda en muchos casos:  cuando con la dieta no se aportan los suficientes (personas que no comen fruta o verdura), en el caso de que algún alimento esté contraindicado, en edades o en situaciones en las que se necesita un mayor aporte de algunos nutrientes (por ejemplo, los deportistas necesitan aportar más antioxidantes), así que aunque una de las mejores opciones es ingerirlos con los alimentos siguiendo una dieta variada, en muchos casos pueden ser la mejor opción para conseguir contrarrestar carencias nutricionales.

Las proteínas también son uno de los nutrientes de los que podemos encontrar suplementos alimenticios en las farmacias, ya que es frecuente entre la población actual que las dietas tengan exceso de grasas e hidratos de carbono, y déficit de proteínas, además de vitaminas, minerales y fibra.  Las proteínas son esenciales para reconstruir las fibras de nuestra piel y de los músculos, así que hay que aportarlas en las cantidades adecuadas, y si con la dieta no lo hacemos, los suplementos de proteína vegetal (en polvo) para añadir a la comida o tomar diluidos en agua, los batidos o las barritas proteicas pueden sernos de gran ayuda.

Está claro que “somos lo que comemos”, y una alimentación variada y equilibrada con productos frescos y de calidad, harán que nuestra piel esté sana y tenga un buen aspecto, envejeciendo de una forma más lenta y moderada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here