Bacterias intestinales y obesidad

0
Bacterias intestinales y obesidad

La obesidad crece en nuestra sociedad de forma alarmante. Los estudios nos llevan hacia un concepto hasta ahora no contemplado más que por la medicina natural. El paciente obeso es un paciente crónico con el cual debemos trabajar conjuntamente con varias especialidades médicas.

Se sabe que en nuestro tubo digestivo anidan a nivel intestinal trillones de bacterias. Tenemos más ADN bacteriano que humano. Esto tiene que hacernos pensar en la importancia del equilibrio de la flora bacteriana. Se ha demostrado ya el efecto anticancerígeno de los ácidos grasos de cadena corta, como el butirato. Para sintetizar estas sustancias tiene que existir un equilibrio entre las distintas cepas bacterianas que habitan en nuestro intestino.

Por otro lado sabemos que cada vez más existen intolerancias alimentarias, las cuales probablemente estén también relacionadas con este tipo de alteraciones en nuestra flora bacteriana.

La consecuencia de la flora bacteriana intestinal inadecuada o patológica, es una deficiencia por un lado, en la síntesis de esos ácidos grasos protectores del cáncer de colon. Por otro lado, se producen lesiones intestinales que permiten el paso de bacterias o sus productos, a través de la barrera intestinal, ello lleva a una endotoxemia (toxicidad en sangre) que genera una cascada inflamatoria, la cual provoca distintas patologías,  dependiendo de la genética individual.

La obesidad es una enfermedad en la cual hay una base inflamatoria. El tejido graso genera con su metabolismo, una serie de sustancias inflamatorias. Para poder tratar la obesidad hay que tratar el conjunto de todas las reacciones bioquímicas que se producen en nuestro cuerpo. El primer órgano a tener en cuenta es el sistema digestivo, ya que de su integridad depende nuestra salud.

Al hacer un tratamiento en un paciente con obesidad o con sobrepeso, no basta tener en cuenta la alimentación.  Hay que solucionar los desequilibrios que puedan existir, ya que si se mantienen esas alteraciones, volveremos al inicio, recuperando peso y empezando  con los signos y síntomas asociados. El paciente obeso o con sobrepeso tiene asociadas distintas patologías,  diabetes o prediabetes, hipertensión arterialansiedad y depresión, aumento de colesterol, con el consiguiente aumento del riesgo cardiovascular.

Se ha de tratar en muchos casos la flora bacteriana y la inflamación silente que hay en la obesidad y sobrepeso. Hay que tratar el organismo de una forma integral, no sólo pensando en el tejido graso y en la reducción de calorías. El tratamiento es mucho más global.

[authorbox authorid=”15″ title=”Autor”]