Cicatrices dolorosas y acupuntura

0
Cicatrices dolorosas y acupuntura

El tratamiento de cicatrices dolorosas con acupuntura es una de las aplicaciones de la acupuntura poco conocidas pese a su gran utilidad.

“Llevamos en la vida cicatrices imposibles de borrar” nos dice el bolero.

¿Qué podemos conseguir a través de la acupuntura con las cicatrices dolorosas?

Aunque no podamos hacerlas desaparecer, si vamos a poder evitar en muchos casos que sean dolorosas. Algunas no son exactamente dolorosas, si no que desencadenan sensaciones desagradables al tacto produciendo gran malestar y no haciendo  más que recordar el problema que causó dicha cicatriz  pudiendo empeorar la sensibilidad al dolor.

Cada vez que se hace una incisión en nuestro cuerpo por rotura, desgarro o intervención quirúrgica, la tendencia natural del organismo es a cerrar, a regenerar y a sanar. La reparación de una herida cortante o de una intervención quirúrgica con la regeneración celular que esto conlleva, depende de la profundidad del corte, de la amplitud, de las estructuras que atraviesa, de lo separado que esté un lado de la herida del otro, de si hay pérdida de substancia, de la coagulación de cada persona…de la manera de cicatrizar…

Vamos, que no es lo mismo un corte superficial aunque sea muy extenso con un cuchillo de cocina, que uno más profundo que se lleva nervios por delante, que un amplio corte de una toracotomía (operación para abrir la pared torácica en enfermedades de pulmón o enfermedad obstructiva crónica), de una cesárea o de una prótesis de cadera, por poner algunos ejemplos.

Al tratarlas con las pequeñas e indoloras agujas de acupuntura, rodeando la cicatriz desde el principio al final y por sus lados con una técnica precisa y concreta, hacemos que aumente al momento la cantidad de sangre que llega a la zona y mejora la actividad del tejido linfático, disminuyendo los síntomas en a veces pocas sesiones.

Basándonos en la teoría de los 5 elementos de la Medicina Tradicional China, restablecemos la energía y el “Qi” en los canales que han sido seccionados por la incisión.

Es frecuente ver mujeres que después de una cesárea relatan no haberse encontrado nunca más igual que antes, así como en grandes operaciones de espalda o abdominales.  Así mismo los pacientes quedan sorprendidos al comprobar que los síntomas paulatinamente van remitiendo.

Habitualmente las cicatrices que tratamos es las podemos considerar cicatrices crónicas, ya que suelen ser de larga evolución. En algunos casos de cicatrices recientes podemos ayudar al proceso regenerativo siempre que no haya peligro de infección y manteniendo unas condiciones precisas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here