Con el verano oficialmente finalizado, damos la bienvenida al otoño, y como generalmente durante los meses de verano la piel ha sufrido ciertos cambios, como la deshidratación, la aparición de hiperpigmentaciones (manchas), o el engrosamiento causado por la exposición solar, consideramos al otoño, (junto a la primavera), una de las estaciones de reparación y recuperación de la piel, así como de preparación para poder soportar mejor la siguiente estación, ya que tanto en invierno como en verano la piel estará más agredida por los factores medioambientales, al ser éstos mucho más extremos durante estas dos estaciones.

Los cuidados específicos que recomendamos en otoño son:

Limpieza

Como siempre os insistimos, la limpieza de la piel es el primer paso y el más importante que hay realizar en cualquier rutina de cuidados de la piel, y durante esta época, os recomendamos utilizar limpiadores que tengan una acción exfoliante, ya que durante el verano, la capa córnea de la piel (la más externa) se ha engrosado como defensa al sol, y si desde la higiene ya la empezamos a exfoliar, ayudaremos a que recobre antes un buen aspecto, y a que reciba mejor la hidratación de después.

Hidratación y reparación

Lo más frecuente después del verano es que tengamos la piel deshidratada independientemente de si la tenemos mixta, grasa o seca.

Después del sol, la playa, el exceso de alcohol, y la vida al aire libre entre otras causas, la piel estará más tirante, rugosa, y menos flexible, por lo que necesita un gran aporte de hidratación y regeneración para su completa reparación.

Además, durante el otoño entraremos en temperaturas más frías, y las calefacciones y las condiciones climáticas también la deshidratarán, así que es la mejor época para volver a las texturas más untuosas (en vez de las ultra ligeras del verano), y para iniciar tratamientos intensivos de regeneración, hidratación y reparación cutánea (mascarillas hidratantes, sérums concentrados, ampollas intensivas…etc.).

Tratamientos despigmentantes e iluminadores

Si tenéis manchas en la piel y durante el verano han empeorado, es el momento perfecto para iniciar los tratamientos despigmentantes de nuevo.

Tanto los ácidos (glicólico, kójico, retinoico…), como otros activos despigmentantes (vitamina C, retinol, niacinamida…) os ayudarán a despigmentar, unificar el tono, e iluminar la piel.

Aunque si las manchas son muy oscuras, tendréis que recurrir a tratamientos médicos más potentes (hidroquinona, láser, peelings médicos…, etc.), vuestro Dermatólogo o Médico Estético os aconsejará cual es el mejor tratamiento en cada caso.

Tratamientos antiaging

Es la mejor época para iniciar de nuevo los tratamientos antienvejecimiento con los activos más potentes (retinol, ácidos (glicólico, retinoico, azelaico…), vitamina C a altas concentraciones…), sin olvidarnos nunca de la protección solar por el día.

También podemos acudir a nuestro Dermatólogo o Médico Estético para realizarnos los tratamientos médicos más eficaces (mesoterapia, bótox, rellenos…etc.)

Renovación de la piel mediante peelings

Como ya os hemos comentado, la piel sufre un engrosamiento durante los meses de verano como respuesta al aumento de exposición solar (es uno de sus mecanismos de defensa frente a la radiación), y esto hace que tenga un aspecto rugoso y opaco o apagado, así que los peelings normalizan este engrosamiento (eliminan las células muertas), para que la piel recobre el buen aspecto (ya que los peelings mejoran la textura y el tono) y la luminosidad.

Podéis realizar los peelings en casa (menos concentrados, y más suaves) o en consultas médicas (más concentrados y eficaces), y se pueden realizar tanto a nivel facial como corporal.

Limpieza e hidratación corporal

Aunque en otoño empezarán a bajar las temperaturas, debemos intentar no abusar del agua muy caliente, y elegir jabones syndet o aceites de ducha para aportar hidratación desde la higiene y evitar la pérdida cutánea de agua y lípidos.

La hidratación corporal después de la ducha es también esencial para reparar la piel después del verano, y si además utilizáis un exfoliante o scrub corporal a la semana, potenciaréis la hidratación, alisaréis la piel y recuperaréis enseguida la suavidad.

Prevención del empeoramiento de enfermedades de la piel

Al ser una época de cambios bruscos de temperatura, y el inicio del uso de las calefacciones, aumenta la sequedad de la piel y del ambiente, y las enfermedades que se ven afectadas por esto, como la dermatitis atópica , la dermatitis seborreica , la psoriasis …etc., suelen empeorar durante los próximos meses (aparecen los brotes).

Así que es muy importante iniciar los tratamientos profilácticos (de prevención), como es el uso de emolientes específicos y humidificadores en el caso de la dermatitis atópica, para intentar evitar al máximo la aparición de los brotes y todo el malestar que éstos conllevan.

Caída cabello

Es habitual que haya un aumento de la caída del cabello durante esta época del año, así que podemos reforzarlo mediante la ingesta de nutricéuticos específicos, y si la caída persiste, tendréis que acudir al dermatólogo para que os realice un diagnóstico analizando vuestro caso en particular.

Realizar ejercicio y aumentar los antioxidantes en la dieta

Al venir de una época en la que generalmente se hace menos deporte y hay más excesos (alimenticios, trasnochar, tabaco, alcohol…), aumentan los radicales libres y el aporte de antioxidantes tiene que ser mayor, sobre todo si retomamos el deporte con más intensidad.

Podemos ingerir los antioxidantes en la dieta (frutas y verduras de colores intensos), y/o mediante suplementos alimenticios.

Revisión de lesiones pigmentadas por el dermatólogo

Es aconsejable acudir al dermatólogo después del verano para que nos realice un examen de control de las lesiones pigmentadas de nuestra piel, y así poder detectar precozmente posibles lesiones malignas (cancerígenas).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here