Cuidados De La Piel Masculina

0

El envejecimiento de la piel, su hidratación y los posibles tratamientos a realizar son iguales tanto para el hombre como para la mujer.

En cambio, sí que hay ciertas diferencias fisiológicas en la piel del hombre y en sus hábitos, y esto hace que sus necesidades y sus problemas sean diferentes, por lo que las exigencias cosméticas masculinas son diferentes a las femeninas.

La piel masculina tiene unas necesidades distintas, y afortunadamente, el hombre de hoy ya ha tomado conciencia de que puede mejorar su aspecto utilizando cosméticos, y cada vez hay más hombres que los utilizan.

En las farmacias hay incluso líneas específicas para hombres, aunque pueden utilizar perfectamente productos que no sean de líneas masculinas, ya que la estructura de la piel es la misma en hombres y en mujeres, sólo hay que saber escoger el producto más adecuado en cada caso.

¿Qué diferencias hay entre la piel del hombre y la de la mujer?

La organización de la piel masculina y de la femenina es idéntica, comparten su estructura (epidermis, dermis, hipodermis) y la misma composición cualitativa (a nivel de células, fibras y componentes), pero las diferencias están en la composición cuantitativa, es decir en la cantidad de cada uno. Además, también hay diferencias debido a los factores hormonales y a los hábitos, tanto cosméticos, como los relacionados con el afeitado.

Características de la piel masculina

La película hidrolipídica de la piel, o manto epicutáneo es una emulsión considerada el “cosmético natural” que tenemos tanto hombres como mujeres en la superficie de la piel.

Esta emulsión está formada por una fase grasa de sebo cutáneo y una fase acuosa que proviene del sudor, y su función principal es mantener la hidratación de la piel y protegerla como si fuera una crema hidratante protectora.

Pero el hombre produce una mayor cantidad de sebo, (debido a que tiene más hormonas sexuales masculinas (andrógenos), su piel tiene mayor densidad de glándulas sebáceas y son de mayor tamaño), por lo que su película hidrolipídica es más grasa, y por tanto, más protectora frente a la deshidratación y las agresiones externas.

Por contra, su aspecto es más graso y más brillante, y al contener más sebo, son más frecuentes en hombres los problemas cutáneos derivados de la obstrucción de los folículos (foliculitis) y tienen mayor tendencia a los estados acneicos y seborreicos.

La producción del sebo en las mujeres empieza a disminuir a partir de los 30 años, en los hombres en cambio, a partir de los 50 años.

En general, el espesor (grosor) de la piel masculina es mayor que el de la piel femenina (un 15-20% más), ya que el hombre tiene un estrato córneo con un mayor número de capas, y su dermis, tiene un mayor contenido de fibras tanto de colágeno (estructurales) como de elastina (elásticas).

Al ser más gruesa, la piel del hombre es más resistente, más firme y tiene mayor tonicidad, y esto le proporciona un aspecto juvenil durante más tiempo, pero en cambio, cuando aparecen las primeras arrugas, son más acentuadas y profundas.

Otra característica de la piel masculina es la presencia de un sistema piloso muy desarrollado. La barba consta aproximadamente de 15.000 pelos, con un crecimiento medio anual de 13,7 cm, y su afeitado diario representa una agresión importante para la piel, porque reduce su manto epicutáneo protector, causa microlesiones por cortes imperceptibles, produce sensibilizaciones, enrojecimientos e irritaciones, y causa aspereza y deshidratación cutánea.

Necesidades y preferencias cosméticas de los hombres

Generalmente, por las características fisiológicas de la piel del hombre, suele ser una piel grasa, y por eso, la mayoría de los hombres prefieren cosméticos de texturas fluidas no grasas, que se absorban rápidamente sin dejar residuos ni olores, que aporten sensación de frescor y que hidraten la piel pero que la dejen matificada y sin brillos.

Hay algunos casos en los que los hombres pueden presentar la piel seca o deshidratada, sobre todo debido a los hábitos cosméticos masculinos, como el desengrasado excesivo en la higiene por el uso de jabones, el afeitado diario, la utilización de productos con alta graduación alcohólica o el poco uso de cosméticos hidratantes.

También es muy frecuente que tengan la piel seca los hombres que trabajan al aire libre (albañiles, agricultores, pescadores…) por las agresiones que les causan los factores medioambientales y por la poca costumbre que suelen tener estos colectivos de cuidarse la piel.

Cuidados pieles masculinas

Limpiar

Os recomendamos limpiar la piel por la mañana y por la noche con un gel limpiador facial para pieles mixtas-grasas o una espuma limpiadora. Ambos se aplican humedeciendo primero un poco la piel y realizando después suaves masajes por toda la cara y el cuello, y aclarando por último con abundante agua tibia.

Tonificar

La tonificación es un paso que suelen saltarse la mayoría de los hombres, pero el uso de un tónico para pieles mixtas-grasas ayuda a limpiar los restos de suciedad, grasa y gel limpiador que puedan quedar, equilibra el pH, tonifica la piel y cierra los poros, además de que deja una agradable sensación de limpieza y frescor en la piel.

Hidratar

Para hidratar la piel después de la limpieza, os recomendamos los cosméticos con texturas ligeras como las emulsiones, los sérums o las texturas gelcrema. Y si tenéis la piel seca o deshidratada podéis utilizar una crema hidratante encima del sérum.

Lo ideal es que la piel del hombre se limpie y se hidrate por la mañana y por la noche, siendo la noche el mejor momento para el uso de cosméticos con activos antiedad (ácidos, retinoides, vitamina C…)

Contorno de ojos

Cada vez está más extendido entre los hombres el uso de contornos de ojos, sobre todo los que tienen un efecto antiojeras y antibolsas, aunque la mayoría incorporan también activos hidratantes y antiarrugas. Lo mejor es también aplicarlo dos veces al día, mañana y noche.

Exfoliación

Os recomendamos realizar una exfoliación a la semana con un scrub facial o un peeling químico para mejorar el aspecto y la textura de la piel, reducir el tamaño del poro y las arrugas o cicatrices de acné, además de para prevenir la foliculitis de la barba o la formación de acné.

Después de la exfoliación o peeling es importante aplicar el tónico y a continuación una crema o sérum con efecto hidratante y reparador.

Protección

La protección solar, igual que en mujeres es necesaria todos los días del año, por lo que todas las mañanas después de la hidratación hay que aplicar un fotoprotector. Os recomendamos las texturas en gel, y también podéis utilizar una emulsión o sérum hidratante que ya lleve incorporada la protección solar.

Si realizáis actividades al aire libre hay que reponer la protección cada 2-3 horas -no os olvidéis de las orejas-, y en el caso de los hombres calvos, recordad que es muy importante aplicar bien la protección solar también en la cabeza.

Afeitado

El afeitado hay que realizarlo sobre la piel previamente lavada con el gel limpiador y agua templada (para ayudar a reblandecer el pelo). A continuación se aplica el gel, espuma o crema de afeitar para facilitar el afeitado y que sea más suave, y para evitar la pérdida de agua de la piel durante su realización.

Actualmente en las farmacias hay muchas espumas, geles o cremas de afeitado adaptadas a diferentes condiciones de piel y que suelen contener activos con propiedades antiirritantes, hidratantes, calmantes, reparadoras…

Para no irritar mucho la piel lo ideal es seguir el sentido del pelo. Por último enjuagar con abundante agua fresca y secar con un tissue de papel o una toalla suave sin frotar.

Después del afeitado, es necesario aplicar un bálsamo, gel, sérum o crema hidratante, y mejor si tiene también acción reparadora.

Si sois propensos a la foliculitis podéis aplicar antes una solución hidroalcohólica, o aquosa pero con actividad antiséptica, para prevenir su formación, y en este caso, recomendamos también la utilización de ácido glicólico y ácido salicílico por la noche.

Valoración Doctors & Labs

Tanto hombres como mujeres tienen que cuidar su piel si quieren tenerla sana y con un aspecto saludable, aunque todavía hay muchos hombres que no están concienciados con el cuidado de su piel y el uso de cosméticos, ni si quiera con el uso de protección solar.

En cambio, las generaciones más jóvenes ya están mucho más concienciadas y habituadas al uso de cosméticos para cuidar su piel, no lo ven como algo femenino, y la mayoría saben la importancia que tiene la protección solar.

Hay un elevado porcentaje de mujeres que compran los cosméticos para sus parejas, por lo que os recomendamos que escojáis siempre los productos que tengan los envases más prácticos y cómodos, que sean de uso sencillo, y que indiquen claramente para qué es el producto, ya que son los que ellos escogerían.