Dra. Elia Roó, es usted propietaria y dermatóloga de la Clínica Clider en Madrid desde el año 2001, Jefa de Servicio de Dermatología Estética del Hospital Sur en Alcorcón (Madrid),  Coordinadora del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología 2012-2016), y es ponente en Congresos tanto Nacionales como Internacionales, a la vez que es profesora en el Máster de Dermatología Estética de la Universidades de Alcalá y en el departamento de Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria.

Podríamos seguir, porque tiene un currículum brillante y muy extenso que le ha llevado a convertirse en una de las dermatólogas más relevantes a la hora de opinar sobre los últimos tratamientos en Dermatología Estética y en un referente en los medios de comunicación…

¿Por qué decidió profundizar en la Dermatología Estética?

Cuando terminé la residencia en dermatología a mediados de los 90, comenzaron a llegar los primeros láseres de depilación y rejuvenecimiento, los rellenos de hialurónico, los peelings de ácido glicólico, la toxina botulínica y grandes avances en cosmética. Desde el principio me sentí muy interesada por esta área de la especialidad.

Dra. Elia Roó, empezaremos hablando de piel. ¿Qué es para usted una piel bonita?

Una piel sana, suave, luminosa, tersa, uniforme y de superficie regular.

¿Y cómo tenemos que cuidarla para que se mantenga bonita el máximo tiempo posible?

 Manteniendo una higiene facial adecuada, una buena hidratación para que la función de barrera de la piel esté bien preservada y protegiéndola del sol para evitar o retrasar la aparición de las lesiones de fotoenvejecimiento cutáneo: manchas, pérdida de luminosidad, arrugas… y prevenir el cáncer de piel.

 ¿Y en la consulta médica, qué tratamientos podemos realizarnos para lucir una piel suave, tersa, libre de imperfecciones y con un brillo especial?

 En la consulta, el tratamiento debe ser siempre individualizado, adecuándose a la edad y las características de la piel de cada persona. Los peelings químicos, la microdermoabrasión, la luz pulsada optimizada y los láseres fraccionales mejoran la luminosidad cutánea y la calidad de la piel volviéndola más tersa y uniforme.

Muchos de nuestros lectores nos preguntan sobre cuál es la edad ideal para empezar a cuidarse. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Hay que cuidarla desde la infancia, protegiéndola adecuadamente de la exposición al sol. En una consulta de dermatología vemos personas de todas las edades, lo que varía es el motivo de consulta. En los más jóvenes suelen ser problemas relacionados con el acné o sus cicatrices residuales y a partir de los 30 años comienzan las consultas referidas al aspecto apagado y a la pérdida de luminosidad de la piel.

¿La apariencia de “aspecto envejecido” nos la dan las arrugas, las manchas, la flacidez o la pérdida de volúmenes en el rostro?

En la aparición de los primeros signos de envejecimiento cutáneo intervienen factores intrínsecos genéticamente determinados y extrínsecos, especialmente la exposición al sol, y el consumo de tabaco. En la falta de luminosidad también influyen factores como la ansiedad, la fatiga, la falta de sueño y una alimentación inadecuada.

En muchas ocasiones el aspecto apagado de la tez da una apariencia más envejecida que la aparición de las primeras arrugas de expresión y es un motivo frecuente de consulta al dermatólogo.

Si queremos mantener un aspecto saludable, fresco y juvenil… ¿por dónde debemos empezar?

Por los cuidados cosméticos: higiene, hidratación y fotoprotección.

Y, en consulta, con tratamientos que estimulen la producción de colágeno y aporten luminosidad como las infiltraciones de ácido hialurónico y vitaminas, el plasma rico en plaquetas, los peelings superficiales y la luz pulsada optimizada.

¿Qué es lo que buscan los pacientes cuando acuden a su consulta?

Buscan mejorar su piel y saber cómo cuidarla. Si tienen algún problema dermatológico, conocer su causa y como tratarla, y si van a realizarse un tratamiento estético quieren que el resultado sea natural y no se perciba un cambio muy brusco.

¿Cuáles son los tratamientos médico estético con resultados más satisfactorios?

Hoy en día no se dispone de mucho tiempo libre, por eso las llamadas técnicas mínimamente invasivas son las más demandadas y las que ofrecen mejores resultados. Si queremos corregir las arrugas de expresión, el mejor tratamiento es la infiltración de toxina botulínica; para reponer la pérdida de volumen se infiltra ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica. Si queremos mejorar la textura y la luminosidad de la piel se emplean los peelings químicos, la mesoterapia, el plasma rico en plaquetas, los sistemas de láser o luz pulsada. Lo más difícil es combatir la flacidez facial, y para ello, disponemos de los hilos tensores, la radiofrecuencia o los ultrasonidos focalizados.

¿Cada cuánto tiempo deberíamos acudir al dermatólogo?

 Al menos una vez al año para revisar los lunares y de forma urgente ante cualquier herida que no cierra en un tiempo razonable o cualquier sospecha de cambio en una lesión pigmentada.

¿Existe algún tratamiento médico estético para mejorar el aspecto oscuro y hundido de las ojeras? ¿y para mejorar la calidad y la textura de la piel frágil y arrugada de los párpados superior e inferior?

 La región de los párpados constituye un reto terapéutico. La valoración individual es imprescindible para conseguir un buen resultado. En algunos casos puede corregirse una ojera muy hundida con la infiltración de ácido hialurónico y los tratamientos con láser ayudan a mejorar la pigmentación y las arrugas finas.

Dra. Roó, querríamos saber si según su criterio, ¿los cosméticos pueden realmente mejorar la piel? 

 Si, indudablemente.

En caso afirmativo, ¿cuáles serían los imprescindibles en nuestras rutinas diarias, y qué ingredientes cosméticos deberíamos aplicarnos?

En primer lugar, la limpieza facial, que no solo sirve para eliminar piel muerta, suciedad, grasa y cosméticos, sino que constituye el primer paso en la rutina diaria. Debe hacerse dos veces al día: antes de aplicar otros productos cosméticos y por la noche para descansar con la piel limpia. No debe ser agresiva para preservar los lípidos de la capa cornea y evitar que se seque en exceso. En la piel grasa se recomiendan los geles o espumas con tensioactivos suaves; en la piel seca es preferible utilizar leches limpiadoras y en las pieles más sensibles la limpieza con aguas micelares.

El segundo paso es hidratar la piel, y para ello se emplean ingredientes como el ácido hialurónico, los proteoglicanos, el dexpantenol o la niacinamida. La luminosidad de la piel mejora con la aplicación de antioxidantes, especialmente vitamina C, vitamina E, ácido ferúlico, y otros antioxidantes de origen vegetal como la silmarina, los polifenoles de té verde, el picnogenol o el resveratrol y los flavonoides. Pueden aplicarse en forma de crema, emulsión o gel, según el tipo de piel. Si queremos potenciar los resultados, lo mejor son los serums y las ampollas que tienen una mayor concentración de ingredientes activos. Los antioxidantes, deben aplicarse por la mañana, antes del protector solar para que su efecto anti radical libre ayude a prevenir la exposición a la radiación.

El tercer paso es aplicar un fotoprotector, ya que los rayos solares acentúan el envejecimiento cutáneo y están implicados en el desarrollo del cáncer de piel.

Generalmente, por la noche, tras la limpieza facial, se aplican los llamados cosméticos antienvejecimiento o regeneradores celulares. Los más conocidos y estudiados son el ácido retinoico y el retinol, Un segundo grupo lo constituyen los alfahidroxiáciodos, siendo los más utilizados el ácido glicólico, el ácido lactobiónico (menos irritante), el ácido mandélico y el ácido maltobiónico y, de forma más reciente, se utilizan péptidos, factores de crecimiento y las células madre de origen vegetal.

Los cosméticos más innovadores buscan fórmulas sinérgicas que asocian distintos principios activos en una misma fórmula.

También son importantes los cuidados generales: descanso suficiente, hacer ejercicio físico al menos dos días a la semana, evitar el consumo de tabaco, llevar una dieta equilibrada y en lo posible, evitar el estrés.

A raíz del último estudio comparativo entre cremas hidratantes publicado por la OCU que ha creado mucha controversia tanto por sus resultados como por sus métodos de evaluación… en su opinión ¿existen diferencias entre una crema cara y una barata?

Hoy en día existen cosméticos adecuados a todas las necesidades y precios. El coste de un producto no garantiza su eficacia, pero tampoco lo contrario. La composición es importante y que sea el más adecuado para nuestro tipo de piel.

Y centrándonos en el cabello… ¿Tener una buena melena depende de nuestros cuidados o es sólo cuestión de genética?

Indudablemente, la genética es muy importante, pero hay que cuidar el cabello de forma adecuada.

¿Las cápsulas para frenar la caída del cabello y/o aumentar su densidad, son realmente efectivas?

Son efectivas si existe un déficit de vitaminas o de minerales.

¿Qué son las canas?

 Es la pérdida de la pigmentación del cabello por una disminución de la melanina presente en la raíz del pelo, y este se vuelve blanco o gris. El encanecimiento está genéticamente predeterminado.

¿Existe alguna contraindicación por teñirlas?

La alergia a alguno de los ingredientes del tinte. La más frecuente es la alergia a la parafenilendiamina.

Y para finalizar con el cabello, ¿nos podría decir qué hay de cierto en los siguientes 10 mitos?

  1. Si te arrancas una cana, te salen siete nuevas. Falso.
  2. Si tienes el pelo blanco, no te quedarás calvo. Falso
  3. Los cabellos claros tienen más tendencia a caerse. Falso
  4. Los hombres rubios y los que tienen mucho pelo en su cuerpo, se quedan calvos. Falso
  5. Si te cortas el cabello en luna creciente, crece mucho más. Falso
  6. Si lo lavas con champú para caballos, tendrás el pelo fuerte y brillante como el de un equino. Falso
  7. Si lo lavas sólo con agua, conseguirás un pelo más bonito. Falso.
  8. No te puedes teñir si estás embarazada o tienes la menstruación. Falso
  9. Los tintes y los tratamientos de queratina y alisado estropean el cabello. Falso
  10. No se puede lavar el cabello diariamente porque se caerá mucho más. Falso.

Los labios son una de las partes del rostro que muchas mujeres querrían mejorar, pero existe mucho miedo por acabar luciendo una “boca de pato”. ¿En qué consiste el tratamiento de aumento de labios?

El mejor producto para rellenar los labios es el ácido hialurónico. Es reabsorbible y su efecto perdura entre los 6 meses y un año. Hay que tener un buen conocimiento de la anatomía del labio para evitar ese efecto de “boca de pato” y, en la mayoría de los casos, se puede conseguir un resultado natural, sin que los demás perciban el cambio.

Dra. Roó, ¿es posible mejorar el labio sin aumentar su volumen?

 Si, puede mejorar con una hidratación adecuada, y las arrugas alrededor de los labios mejoran con los láseres ablativos.

¿Existe alguna técnica para que los labios ultra secos tengan una apariencia más hidratada y libres de “pielecitas”?

Hidratarlos a diario, protegiéndolos del frio y la sequedad ambienta con bálsamos o barras hidratantes. No arrancar las “pielecitas” ni humedecerlos continuamente chupándolos. En casos severos puede infiltrarse ácido hialurónico no reticulado, para hidratarlos sin aportar volumen.

Para finalizar, Dra. Roó, ¿quiere darles algún consejo a los lectores de Doctors & Labs que se preocupan por su imagen, pero no saben a quién pueden acudir para mejorarla?

Que acuda a un dermatólogo, es el profesional médico mejor formado para el cuidado de la piel sana y enferma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here