Factores de crecimiento en Dermocosmética

0
factores-de-crecimiento

En general, podemos definir los factores de crecimiento (FC) como un conjunto de sustancias reguladoras, la mayoría proteínas, que se unen a los receptores de la superficie de las células actuando como mensajeros químicos. Es decir, actúan mediando en el control del crecimiento celular a través de la proliferación, la diferenciación y la migración celular.

En la piel, los factores de crecimiento son sintetizados por los fibroblastos, los queratinocitos, las plaquetas, los linfocitos y los mastocitos. Cada factor de crecimiento regula unas determinadas actividades celulares vitales como son la mitogénesis (inducción de la mitosis, que es un tipo de división celular), la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos), la quimiotaxis (movimiento celular debido a estímulos químicos), la motogénesis (migración celular), la formación de la MEC (matriz extracelular), etc.

Por lo que en la piel, los factores de crecimiento están implicados principalmente en la curación de heridas y la regeneración celular, y son fundamentales en la regulación y la comunicación entre las capas de la dermis y la epidermis.

Existen muchos tipos de FC cutáneos, pero los que más destacan son los factores de crecimiento de los fibroblastos y los factores de crecimiento epidérmicos.

El Factor de crecimiento de los fibroblastos (FCF) aumenta el índice de actividad mitótica (división celular) y la síntesis de ADN facilitando la proliferación de varias células precursoras, como son los condroblastos, colagenoblastos, osteoblastos, etc. que forman el tejido fibroso, de unión y de soporte del cuerpo.

La familia de factores de crecimiento de fibroblastos (FCF) contiene más de 20 miembros, de los cuales el FCF ácido (aFCF o FCF-1) y el FCF básico (bFCF o FCF-2) son los más distinguidos, ya que el FCF-1 se une a todos los receptores, y el FCF-2 y el FCF-7 o KGF (factor de crecimiento de los queratinocitos) contribuyen a la reepitelización de los tejidos dañados durante la cicatrización. Además, el FCF-2 tiene una actividad inductora de formación de vasos sanguíneos, por lo que es muy importante en la angiogénesis y al formarse más vasos sanguíneos, llegará más oxígeno y más nutrientes a la piel.

Con la edad y durante el proceso de fotoenvejecimiento, disminuye mucho la producción de factores de crecimiento y lógicamente disminuyen sus niveles, así que la aplicación tópica de éstos es ideal para regular la actividad de las células responsables de la remodelación dérmica gracias a la comunicación entre dermis y epidermis.

 

Comunicación dermo-epidérmica

La comunicación a través de epidermis y dermis es muy importante, ya que amplifica el efecto de la aplicación tópica de estos factores de crecimiento con una mínima aplicación. Esto es debido a que su penetración a la capa superior de los queratinocitos epidérmicos y la consiguiente unión a sus receptores específicos, inicia una cascada de señales, y en esta cascada los factores de crecimiento secretados por los queratinocitos estimulan a los mismos queratinocitos, pero también estimulan a los fibroblastos, que a su vez sintetizan sus factores de crecimiento (FCF) contribuyendo a la regeneración y la remodelación de la MEC.

Pero además, estos factores de crecimiento sintetizados por los fibroblastos (FCF) estimulan también la proliferación de queratinocitos, produciéndose así una amplificación de la cascada inicial (efecto loop).

Es por este motivo, que podemos hablar de que los factores de crecimiento aplicados vía tópica actúan a nivel dérmico, porque aunque su aplicación sea sobre la epidermis, las señales que se generan llegan a la dermis estimulando a los fibroblastos y haciendo que estos liberen FCF.

 

La inclusión de factores de crecimiento específicos de la piel en los dermocosméticos, nos ayudará a acelerar los procesos naturales de cicatrización y regeneración de la piel, y a nivel antiedad, nos ayudaran a remodelar la dermis aumentando la producción de fibras y sustancias de sostén que aportaran firmeza y turgencia a la piel.

 

Valoración Doctors & Labs

Ya habíamos oído hablar de la mano de varios médicos colaboradores de Doctors & Labs sobre la terapia del Plasma rico en plaquetas (PRP) que se utiliza en medicina para tratar la piel, los cartílagos, la alopecia, etc., ya que su gran concentración en factores de crecimiento inyectados directamente sobre la zona a tratar es muy eficaz para regenerarla; pero aún no habíamos hablado nunca de la función que tienen los factores de crecimiento en dermocosmética, y según hemos ido viendo en este artículo, aunque su eficacia sea menor que inyectados directamente mediante aguja, vemos que también tienen un gran efecto sobre la piel, y que gracias al efecto loop llegan también a tener un efecto sobre la dermis estimulando a los fibroblastos y consiguiendo por tanto regenerar la piel y aumentar su firmeza; es por este motivo que los dermocosméticos más avanzados actualmente los incorporan en sus fórmulas para aumentar eficazmente su actividad anti-edad.