¿Ganas de Primavera?

0
primavera-Dra-Legorburu

Tenemos muchas ganas de que acabe el frío invierno, escuchamos cada día y ganas de que llegue la esperada primavera.
Salimos de epidemias de gripe y patologías de frío sin duda. Pero ¿que nos ocurre al alcanzar la primavera?

La primavera es el nacimiento, donde todo florece, el inicio de tantas cosas, pero si nuestra energía no está en su mejor momento también son muchas las patologías que aparecen o empeoran en primavera.

Las más llamativas son las alergias las producidas por el contacto e hipersensibilidad a los granos de polen (polinosis) afecta sobre todo a nariz y ojos pero a diferencia de un resfriado solo se produce en esta estación cuando florecen las gramíneas (también conocida como fiebre del heno). Es la segunda alergia más frecuente después de los ácaros en nuestro medio. En los últimos años ha ido aumentando un 10% cada 10 años. Es decir se está convirtiendo en una patología muy frecuente.

También aumentan en primavera la aparición de enfermedades eruptivas o exantemáticas especialmente en los niños, y las conjuntivitis (a diferencia de las bacterianas predomina el escozor en vez de la secreción), todas ellas fácilmente contagiosas y también las patologías respiratorias como anginas y faringitis bacterianas.

También está comprobado el aumento de las infecciones gastrointestinales de origen bacteriano como las salmonellosis e incluso las hepatitis virales. Al aumentar la temperatura apetece más comer crudos y se aumenta la ingesta de frutas y verduras que pueden estar mal lavadas lo que produciría estas infecciones.

A partir de estas fechas estamos más al aire libre y esto facilitará las picaduras de insectos variados.

Por mi experiencia aseguraría que los herpes zoster también florecen en primavera (de hecho son de la misma familia que la varicela), con el consiguiente peligro de que quede una dolorosa neuralgia post-herpética. Las migrañas, gastritis e incluso los dolores erráticos que empeoran con viento suelen aparecer o empeorar en primavera. En algunos casos hasta las hemorroides empeoran en primavera. Muchos depresivos también saben que van a dan un paso atrás en esta estación.

Otro tema recurrente es la conocida Astenia primaveral que no se ha llegado a la conclusión de si realmente es una patología o no y si se ha de tratar o no para la medicina convencional. La realidad es que en muchos casos aparece un cansancio y unas alteraciones que pueden ser debidas a cambios biológicos o en nuestro contexto energéticos. Entre cambios de hora, cambios de temperatura ,de presión atmosférica y rutinas puede llevar a segregar menos endorfinas y producir malestar.

A nivel de Medicina Tradicional China veremos que si durante el invierno hemos consumido demasiada energía de riñón por no estar bien preparados, la entrada en primavera nos dejará en baja forma el hígado que será el responsable energético de la mayoría de estas patologías. Todo esto basándonos en la teoría de los 5 elementos de la Medicina Tradicional China que es la que nos ayudará a hacer este diagnóstico.

Mediante la acupuntura podemos mejorar todos estos síntomas alérgicos y la mejor opción es prevenirlos. Cada uno sabe cuando acostumbran a aparecer en su vida, ya que siempre es más o menos igual, lo que hace que el mejor tratamiento sea la prevención. Mediante una energía bien balanceada con acupuntura podemos hacer que los síntomas disminuyan o bien que no lleguen a  aparecer corrigiendo la condición energética que los produce.

Mediante unas pequeñas e indoloras agujas vamos a tonificar la capacidad de respuesta del organismo frente a los cambios exteriores aumentando la adaptación al medio y evitando en gran medida la aparición de las temidas alergias y otros síntomas que aparecen en esta época del año. Cuando ya ha empezado la alergia, las podemos aliviar, pero lo ideal es hacer prevención.

[authorbox authorid=”21″ title=”Autor”]