Menopausia ¿Cómo Cuidar La Alimentación?

0
menopausia como cuidar la alimentacion

Durante y después de la menopausia existe un aumento de la masa grasa lo cual lleva a serios riesgos cardiovasculares. Las mujeres de 50 años deben tomar conciencia de que la mortalidad por ataques al corazón es el doble que la de los varones de su misma edad.

Los cambios hormonales producen una disminución de la masa magra y un aumento de la masa grasa corporal con la ganancia de peso, depósito abdominal e incremento del colesterol y diabetes tipo 2. Si a esto se le añade un aumento de la tensión arterial nos encontramos con un síndrome metabólico.

Los ataques cardiacos de las mujeres son más inespecíficos en cuanto a la sintomatología, cansancio,  dificultad para respirar, insomnio,  indigestión,  ansiedad. Síntomas que se atribuyen al estrés.
Para controlar este síndrome debe corregirse la alimentación y perder peso.

Los alimentos de origen animal que son más ricos en grasas saturadas deben sustituirse por los vegetales. Hay que asegurar la toma de grasas insaturadas como aceite de oliva, pescados azules, frutos secos. Este tipo de grasa controlan los niveles de colesterol. En ocasiones se deben dar complementos de omega 3 (la dosis debe ser aconsejada por el médico). La toma de proteína de soja también ayuda a disminuir el colesterol.

Durante la menopausia es especialmente importante hacer depuraciones, siempre atendidas con un profesional ya que se ha de tomar la proteína adecuada, normalmente como complemento alimentario para no empeorar la osteoporosis que se produce con la disminución de los estrógenos.

Es básica la ayuda de profesionales de la salud especializados en nutrición para evitar el síndrome metabólico sólo con el control de la alimentación y con ejercicio.

Es determinante el ejercicio físico para evitar la osteoporosis y la disminución del metabolismo basal y la tendencia a la obesidad.

La osteoporosis es un problema muy frecuente en este periodo. Se puede llegar a disminuir el 40% del hueso trabecular. Aquí juega un papel importante la ingesta de calcio y vitamina D. Se controla la necesidad analíticamente y con densitometrías. Más que el aporte de calcio es importante evitar la pérdida y ello se consigue haciendo una alimentación alcalina, fundamentalmente cambiando proteínas animales por vegetales.

Al bajar la ingesta de proteínas animales que son mejores para conservar la masa  magra, entonces hay que complementar con compuestos proteicos.
Hay que tener en cuenta en las complementaciones primero la fuente, o sea, un omega 3 debe estar exento de mercurio y pcbs que son muy tóxicos y cancerígenos.  En cuanto a las proteínas deben ser complementos que no sobrecarguen el riñón.

Insisto pues en que no se deben tomar complementos nutricionales sin consultar aun especialista.

Evidentemente que los fármacos pueden ayudar a controlar el síndrome metabólico,  pero con sus correspondientes efectos secundarios y el coste sanitario que suponen.

Desde el punto de vista de la nutrición y medicina natural apostamos prevenir y curar sin necesidad de fármacos. Puede ser suficiente con cambios alimentarios y algunos complementos nutricionales

[authorbox authorid=”15″ title=”Autor”]