Preguntas más Frecuentes en la Consulta de Alopecia

0
Preguntas más Frecuentes en la Consulta de Alopecia

En la consulta diaria del dermatólogo son habituales las preguntas acerca de las verdades y mentiras de las alopecias. A continuación os transcribimos las preguntas más frecuentes en la Consulta de Alopecia.

  1. ¿Hay que tomar vitaminas cuando se cae el pelo?

Ante una pérdida capilar, lo primero es establecer un correcto diagnóstico del tipo de caída de pelo, ya que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia, con tratamientos también diferentes. Los nutricosméticos orales (vitaminas y derivados) no han demostrado científicamente que mejoren ningún tipo de alopecia.

Si el paciente no tiene ningún déficit vitamínico, el aporte extra de vitaminas no produce una mejora de su alopecia.

Estos productos son cosméticos capilares, algunas pacientes perciben al tomarlos cierta mejora en el aspecto cosmético capilar -textura, brillo- pero en buena parte de los casos esta percepción es subjetiva y puede deberse al efecto placebo.

En resumen, si un paciente quiere tomar vitaminas para el pelo puede hacerlo ya que sin inocuas, pero tiene que conocer que si tiene una alopecia además requerirá un tratamiento médico efectivo de su alopecia.

  1. ¿Por qué a pesar de estar tomando el tratamiento para la alopecia se me sigue cayendo el pelo?

La alopecia implica pérdida de densidad. Es totalmente diferente a la caída capilar. El pelo es normal que se caiga, ya que la raíz folicular es una estructura viva que produce folículos pilosos constantemente. Se estima que cada raíz folicular (en el cuero cabelludo tenemos unas 100.000) produce unos 15-20 folículos a lo largo de la vida.

Sería algo similar a lo que ocurre con las uñas: las uñas crecen y las vamos cortando, y no por ello deja de salir uña.

Pues bien, el pelo es normal que se caiga sin que ello implique que el paciente se va a quedar calvo. Como dato, el número normal de pelos que se caen cada día son unos 100-200, aunque hay épocas del año que pueden caerse más (otoño), sin que ello quiera decir que vaya a producirse una alopecia.

Por tanto, cuando un paciente está siendo tratado por una alopecia, el factor importante en que debe fijarse el paciente no es si se deja de caer el pelo, sino la mejora en la densidad capilar.

  1. ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto un tratamiento para la alopecia?

Sea del tipo que sea, los tratamientos para la alopecia son lentos, ya que tienen que hacer efecto para mejorar la raíz folicular, y luego además el pelo tiene que crecer (crece alrededor de 1 cm al mes).

En general, los efectos del tratamiento para la alopecia androgenética (finasteride,  minoxidil, antiandrógenos) suelen observarse a partir de los 4-5 meses. El tratamiento de la alopecia areata puede observarse antes, a partir del mes.

  1. ¿Están disponibles las células madre para el tratamiento de la alopecia?

El tratamiento con células madre se encuentra en fase experimental de investigación, es decir, no se puede utilizar en la práctica clínica. Se acaban de iniciar los estudios en humanos, con resultados esperanzadores aunque todavía no muy efectivos.

Todavía quedan algunos años hasta que podamos ver los resultados de esos estudios y se pudiera aprobar y por tanto utilizar en pacientes este nuevo tratamiento para la alopecia.

  1. ¿El trasplante capilar tiene un resultado natural?

El tratamiento quirúrgico de la alopecia ha mejorado de forma dramática en los últimos años. La técnica empleada actualmente es el microinjerto, que permite hacer un trasplante “pelo a pelo”.

Esta técnica, utilizada por manos expertas, permite obtener mejoras espectaculares en los pacientes con alopecia avanzada, y con un resultado totalmente natural. La técnica se basa en el principio de recolocar el cabello desde una zona del cuero cabelludo que no sufre el proceso de calvicie (zona donante), hacia el área donde se está perdiendo (zona receptora).

Una vez realizado el procedimiento, el cabello trasplantado mantendrá las mismas características de su localización original, o sea, no sigue el proceso de calvicie y no se pierde. Se trata de una intervención quirúrgica que es médicamente muy segura (se realiza con anestesia local y el riesgo de complicaciones es mínimo).

Es un procedimiento laborioso de unas 5-6 horas de duración, ya que es necesario en primer lugar extraer el pelo de la zona donante, luego separar individualmente con microscopios pelo a pelo antes de implantarlo, y finalmente proceder al implante.

El paciente puede incorporarse a su vida socio-laboral a los pocos días.

El resultado cosmético final tarda en alcanzarse unos 9-10 meses tras la cirugía, ya que la raíz folicular trasplantada necesita tiempo para hacer crecer de nuevo el pelo.

Hoy en día, el trasplante capilar es una técnica que obtiene resultados totalmente naturales y que produce un elevado índice de satisfacción en los pacientes.