En los últimos años, los probióticos han adquirido un gran protagonismo por su acción reguladora de la flora intestinal y su fortalecimiento del sistema inmunitario.

Ahora, un número cada vez mayor de estudios amplían el espectro de efectos saludables, que incluirían numerosos beneficios para la salud de la piel.

La mayor parte de bacterias y microorganismos que habitan en nuestro interior son inofensivos o establecen relaciones de simbiosis con nuestro cuerpo.

Los probióticos son microorganismos vivos que, debidamente suministrados, pueden influir en la microbiota del intestino favoreciendo algunos procesos biológicos de nuestro cuerpo.

Diversas investigaciones muestran una correlación entre el consumo de productos con probióticos, y la prevención y el tratamiento de problemas que repercuten sobre la salud cutánea.

Efectos de los probióticos sobre la salud de la piel

Los probióticos proceden de alimentos como los derivados de los lácteos fermentados. Su actividad, una vez instalados en el intestino, ha demostrado ser muy útil para evitar la diarrea asociada al consumo de algunos antibióticos, combatir el estreñimiento o ayudar en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa y Crohn). Pero sus aplicaciones en medicina van mucho más allá del tracto digestivo.

Afecciones tan dispares como la osteoporosis, las alergias o la candidiasis vaginal también pueden mejorar con el consumo de probióticos, y se está investigando sus posibles aplicaciones en la prevención de la diabetes y la obesidad.

La salud cutánea es otra área en la que los probióticos están demostrando sus virtudes terapéuticas:

  • Ayudan a combatir la dermatitis atópica. Diversos estudios aportan sólidas evidencias sobre las mejoras que experimentan pacientes aquejados de esta enfermedad.
  • Pueden emplearse para tratar el acné y rosácea. Los probióticos podrían utilizarse como complemento de los antibióticos en este tipo de afecciones.
  • Contribuyen a aplacar infecciones cutáneas. Debido a su actividad antimicrobiana, pueden tener efectos similares a antibióticos y antifúngicos frente a diversos patógenos.
  • Favorecen la barrera protectora de la piel. Los probióticos podrían estimular las glándulas sebáceas, lo que lograría una protección extra para la epidermis.

También se está investigando el uso de probióticos en otro tipo de enfermedades de la piel como la psoriasis.

¿Cómo actúan los probióticos sobre la piel?

Una de las hipótesis científicas que cobra cada día más fuerza vincula la ingesta oral de probióticos con la mejora frente a algunas patologías con efectos sobre la piel que podrían tener su origen en el intestino.

El estrés, una dieta poco equilibrada o el consumo de gluten pueden desequilibrar la población microbiota del intestino, lo que a su vez puede provocar daños en la mucosa que lo protege.

Como consecuencia, aumentaría la permeabilidad del intestino, y algunas toxinas, bacterias, parásitos y proteínas sin digerir conseguirían filtrarse hacia el torrente sanguíneo, provocando una respuesta inmunitaria que desencadenaría procesos inflamatorios, algunos de ellos con efectos nocivos sobre la piel.

Los probióticos podrían preservar la mucosa del intestino en buenas condiciones, evitando su excesiva permeabilidad.

Pero las aportaciones de los probióticos a la salud de la piel no se limitan a su ingesta oral.

Formas de administrar los probióticos

Hay diversos modos de consumir probióticos para beneficiarse de sus efectos positivos sobre la piel.

  • Por vía oral: pueden incluirse en la dieta. el yogur es una buena fuente de Lactobacillus acidophilus. Otras especialidades gastronómicas como el chucrut, el kefir o el tempeh también son ricas en probióticos. Además, numerosos productos alimenticios lo incluyen como añadido. Pero sus efectos al consumirlos en la dieta pueden ser más leves o incluso inapreciables. Otra forma de ingesta más directa es a través de complementos alimenticios y en productos de nutricosmética.
  • De forma tópica: según investigaciones recientes, aplicados directamente sobre la piel también favorecen la salud cutánea, combatiendo infecciones y aplacando el acné y otros problemas cutáneos.

Precauciones

Los probióticos son seguros por lo general. Sin embargo, en determinados casos, estos microorganismos podrían interactuar con el huésped y provocar efectos secundarios que, en los casos más graves podrían desembocar en bacteriemia o fungemia.

Las personas inmunodeprimidas son las más susceptibles de sufrir los posibles efectos secundarios de los probióticos.

Otros problemas de salud como el síndrome del intestino corto, la enfermedad valvular cardíaca o los catéteres venosos centrales también podrían provocar complicaciones en el consumo de probióticos.

Valoración de Doctors & Labs

Las evidencias científicas de los efectos positivos de los probióticos sobre la piel son muy abundantes, y constantemente se publican nuevos resultados de investigaciones que las apoyan.

Así que, al amplio abanico de productos de nutricosmética que los incluyen en cápsulas o comprimidos, se suman ahora productos dermocosméticos que se aplican de forma tópica como cremas, productos de higiene para la piel o mascarillas probióticas, aunque en Doctors & Labs todavía no hemos probado ningún producto que los incluya vía tópica.

Pero como ya sabéis los que nos seguís habitualmente, sí que los tomamos a diario vía oral, y gracias a ello tenemos controlados diversos problemas gastrointestinales que nos solían afectar.

Y con todas las evidencias científicas que demuestran sus efectos beneficiosos sobre la piel, todo parece indicar que los laboratorios tienen ahora un nuevo campo que ofrece muchas posibilidades para la investigación y el desarrollo de productos a base de probióticos para la salud y el cuidado de la piel.

 

IDEAS PARA REGALAR ESTAS FIESTAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here