¿Qué es el Ácido Hialurónico?

4
acido hialuronico

Actualmente casi todo el mundo ya ha oído hablar del Ácido Hialurónico en alguna ocasión, pero creemos que hay mucha confusión al respecto, ya que el ácido hialurónico se utiliza por un lado en Medicina estética (inyectado mediante aguja) para rellenar arrugas, labios, surcos, etc. o para hidratar la piel en profundidad sin aportar volumen (inyectado directamente en la dermis), y por otro lado en dermocosmética, donde su acción es muy diferente, porque en los cosméticos el ácido hialurónico tiene sólo una acción hidratante superficial.

Su peso molecular es muy alto, y al ser una molécula tan grande no puede penetrar hasta las capas más profundas de la piel para rellenar las arrugas, por lo que se queda en las capas más superficiales (estrato córneo) actuando como humectante y reserva natural de agua, ya que tiene la capacidad de retener un gran número de moléculas de agua (como si fuese una esponja) y almacenarlas hasta que haya que cederlas cuando sea necesario.

Pero lo que mucha gente no sabe es que el ácido hialurónico es una molécula que se encuentra de forma natural en la piel y las mucosas, los cartílagos y las articulaciones (líquido sinovial), y que lo sintetizan nuestras propias células a partir de otras moléculas precursoras como son la Glucosamina, la N-Acetil-Glucosamina (NAG), el Ácido Glucurónico, etc., por lo que también se están incorporando actualmente en los cosméticos más avanzados y en los complementos nutricionales estos precursores, para estimular la síntesis de glicosaminoglicanos (ácido hialurónico), proteoglicanos, glicoproteínas y glicolípidos tanto en la piel como en el tejido conectivo.

¿Qué es el Ácido Hialurónico y qué propiedades tiene?

El ácido hialurónico es un mucopolisacárido o glicosaminoglicano que posee una estructura muy compleja y rígida, ya que está formado por largas cadenas de azúcares muy hidratadas (formadas por unidades repetidas de N-Acetil-Glucosamina + Ácido Glucurónico) que son las que hacen que sea una molécula de gran tamaño (alto peso molecular), que tenga la capacidad de retener tantas moléculas de agua (efecto hidratante/humectante), y que sea uno de los componentes de la piel responsables de su grosor y turgencia.

Dependiendo del número de unidades repetidas que contenga varíará su peso molecular, y consecuentemente su poder de penetración y sus propiedades cosméticas, por lo que actualmente hay cosméticos que incorporan ácido hialurónico de bajo peso molecular (fraccionado) o encapsulado en microesferas, para que penetre en las capas más profundas de la epidermis, y pueda así mejorar su elasticidad, y atenuar las arrugas desde el interior, ya que al captar y retener tantas moléculas de agua, se hincha y se expande aumentando el volumen y el grosor de la piel, y proporcionando un efecto relleno de las arrugas, aunque este efecto no es ni mucho menos como el que se consigue cuando el médico lo inyecta mediante aguja en la dermis.

Como ya hemos comentado, el ácido hialurónico es un componente que se encuentra de forma natural en el cuerpo, y en la piel lo encontramos:

En la Dermis: donde es sintetizado por los fibroblastos, forma parte de la matriz extracelular y es uno de sus componentes mayoritarios. La matriz extracelular es el espacio que hay entre las células de la dermis, y está formada por la Sustancia Fundamental y las fibras de colágeno y elastina principalemente, que forman parte del tejido conectivo cutáneo que da firmeza a la piel, y el ácido hialurónico concretamente se encuentra formando parte de la sustancia fundamental, que es una sustancia natural constituida por sales minerales y macromoléculas (glicosaminoglicanos y proteoglicanos estructurales) que le dan consistencia a la matriz extracelular y hacen de soporte (efecto colchón) a las fibras de colágeno y a las células, es decir, es la sustancia que ocupa los espacios que hay entre las fibras de colágeno y elastina, y las células.

En la Epidermis: según se ha demostrado recientemente mediante estudios, también puede localizarse ácido hialurónico y ser sintetizado por los queratinocitos epidérmicos (desde la capa basal hasta el estrato córneo), donde tiene un papel importante en la hidratación del estrato córneo, en los procesos de intercambio de agua, y en los procesos de cicatrización (participando en la proliferación y en la migración celular).

Beneficios de su aplicación tópica

El ácido hialurónico se suele incluir en las fórmulas de los cosméticos en forma de sal (Hialuronato) porque atraviesa mejor la barrera cutánea, y como hemos visto, sus propiedades cosméticas dependen de su peso molecular o tamaño, por lo que el ácido hialurónico de alto peso molecular aplicado sobre la piel tiene un efecto hidratante superficial, se mantiene en la superficie y crea una barrera o película protectora transparente (efecto filmógeno no oclusivo) que mejora la protección de la piel frente a sustancias nocivas, y retiene un gran número de moléculas de agua, aportando mucha hidratación y evitando la pérdida de agua o deshidratación, por lo que la piel se alisa y se suaviza, reduciendo su aspereza y sequedad.

Y el ácido hialurónico de bajo peso molecular o microencapsulado, penetra en las capas más profundas de la epidermis y mejora su elasticidad, consiguiendo un efecto hidratante y ligeramente redensificante (relleno), que atenúa las arrugas de expresión y mejora la firmeza de la piel.

Aunque su origen es animal y para los cosméticos se suele obtener de la cresta del gallo o del cordón umbilical, actualmente se utiliza sobretodo ácido hialurónico de origen biotecnológico, que se obtiene por biofermentación de cepas bacterianas seleccionadas.

Por sus beneficios, el ácido hialurónico se utiliza en los cosméticos diseñados para:

  • proporcionar un efecto hidratante: en contornos de ojos, cremas hidratantes, contornos labiales, etc.
  • acondicionar y proteger la piel: para suavizarla y aportarle un efecto barrera.
  • pieles maduras: ya que con la edad la presencia de ácido hialurónico en la piel disminuye contribuyendo a la formación de arrugas (finas y profundas), a la disminución de la elasticidad de la piel, y al incremento del estrés oxidativo. (Aunque en el caso de querer un efecto más antiarrugas, es mejor aplicar un cosmético con N-Acetil-Glucosamina, ya que así se promueve la síntesis de ácido hialurónico por parte de los fibroblastos y de los queratinocitos.)
  • prevenir o atenuar las estrías.
  • productos anti-rojeces, ya que ayuda a combatir las rojeces.
  • Productos de hidratación ocular (como lubricante e hidratante de la mucosa ocular)
  • etc.

Beneficios de su aplicación inyectada

Hay comercializados una gran variedad de ácidos hialurónicos de uso médico para ser inyectados mediante aguja, y tienen características distintas (son reticulados o no reticulados, de distinto peso molecular…) según la zona donde se vaya a inyectar o el tiempo que queramos que dure el efecto, ya que el resultado obtenido no es para siempre, porque el ácido hialurónico que se inyecta es reabsorbible, y hay que ir repitiendo su inyección cada cierto tiempo para mantener el resultado. (Este tiempo será distinto según cada caso en particular y a criterio del médico dependiendo de la genética del paciente, sus hábitos tóxicos, su ingesta de agua…, etc.)

El ácido hialurónico reticulado que inyectan los médicos estéticos o dermatólogos mediante agujas, permite rellenar desde el interior las arrugas más profundas cuando se inyecta directamente en la dermis media de forma localizada, obteniendo el efecto de forma inmediata (aunque el efecto máximo puede tardar unos días en aparecer), y cuando se inyecta en la dermis profunda se pueden corregir los volúmenes asimétricos faciales y/o corporales, los surcos, aumentar los labios, los pómulos, etc.

Y por otro lado, también se realizan tratamientos a base de ácido hialurónico no reticulado combinado con vitaminas, que inyectado en dermis superficial mediante mesoterapia (técnica de inyección intradérmica indolora mediante pequeñas agujas en la dermis superficial) en los que no se aporta volumen, pero sí se consigue aportar turgencia a la piel, además de una hidratación profunda, un aumento de la elasticidad, y un efecto revitalizante y reafirmante, ya que también se estimula la síntesis de fibras de colágeno, proteoglicanos, etc.

Beneficios de su ingesta vía oral

Se calcula que la cantidad de ácido hialurónico presente de forma natural en nuestra piel, cartílagos y articulaciones puede estar rondando los 15 gr (en proporción a una persona de unos 70 kg de peso), y de estos 15 gr, aproximadamente la mitad estarían en el tejido cutáneo (piel).
También se conoce que cada día, un tercio de nuestro ácido hialurónico se degrada y se vuelve a sintetizar, por lo que para mantener unos buenos niveles, actualmente ya podemos encontrar en las farmacias muchos suplementos nutricionales o complementos alimenticios a base de ácido hialurónico, que suelen contener también colágeno y otros componentes para:

  • Mejorar la lubricación de los cartílagos y los ligamentos
  • Mantener el líquido sinovial de las articulaciones más viscoso y elástico para mantenerlas más lubricadas y protegidas, y así evitar molestias, lesiones y enfermedades relacionadas con su degeneración.
  • Estimular la producción de colágeno, que es el principal componente del cartílago y de la piel.
  • Dar más firmeza y flexibilidad al tejido conectivo de la dermis, ya que su capacidad higroscópica (de atraer el agua), le permite absorber hasta 1000 veces su peso en agua, aportando así mucha hidratación y volumen a la piel.

Valoración Doctors & Labs

El ácido hialurónico ha supuesto una de las grandes revoluciones tanto en el mundo de la dermocosmética como en el de la Medicina estética, y a nosotras es un ingrediente cosmético que nos encanta, tanto por su efecto hidratante como por su efecto protector, ya que protege la piel de las sustancias nocivas o irritantes y promueve los mecanismos de protección natural de la piel.

Su textura es viscosa, y tiene una buena extensibilidad y propiedades lubricantes y suavizantes que hacen que los cosméticos que lo contienen tengan una agradable textura.

Por otro lado, con el envejecimiento la cantidad de ácido hialurónico disminuye y va perdiendo su capacidad para absorber agua, la piel pierde volumen y aparecen las arrugas, así que en Doctors & Labs para prevenirlo utilizamos habitualmente cosméticos que contienen ácido hialurónico y/o N-Acetil-Glucosamina, también tomamos suplementos nutricionales a base de colágeno y ácido hialurónico para mejorar sus niveles en la piel y las articulaciones, y de vez en cuando nos realizamos en una consulta de Medicina estética un tratamiento de mesoterapia con ácido hialurónico no reticulado combinado con vitaminas, y realmente los resultados son muy buenos, porque la piel se revitaliza y se hidrata desde el interior, además de que adquiere turgencia y firmeza.

4 Comentarios

  1. El acido hialuronico cada dia lo recomiendan mas personas debido a su alta efectividad, muchas gracias por compartir tus conocimientos acerca de esta increible sustancia para nuestra piel y muchas cosas más.

    Saludos!

  2. Superinteresate y genial la explicación. La verdad que hay que diferenciar si es para uso tópico o para inyectar.

    Me ha encantado la forma de explicarlo. Una web que me apunto para seguir.

    Saludos.

    • Hola María, nos alegramos mucho de que te haya gustado nuestra manera de explicarlo y de que nos vayas a seguir a partir de ahora! Esperamos que te gusten nuestros artículos y los posts de los productos. Saludos!!

Comments are closed.