Tanto la Cistitis, como la infección del tracto urinario o infección de orina, son términos que engloban diferentes enfermedades infecciosas (que normalmente son provocadas por bacterias, aunque también pueden ser causadas por virus, hongos o parásitos), y que afectan a cualquier parte del sistema urinario.

Normalmente hacemos referencia al término Cistitis para denominar a la inflamación aguda o crónica de la vejiga urinaria, que puede cursar con o sin infección.

¿Quién puede padecer Cistitis y cuáles son sus causas?

La mayoría de los casos son causados por la bacteria Escherichia coli (E.coli),que no es propia del tracto urinario, sino que procede del aparato digestivo. Se encuentra en los intestinos, y en la zona anal y perianal, y esto hace que esta infección sea más habitual en mujeres que en hombres, debido a las características anatómicas de su cuerpo, ya que la zona vaginal y la anal, se encuentran mucho más cerca.

En los hombres, por su anatomía, es más difícil que la bacteria acceda a la uretra, y además, la próstata -glándula exclusiva del hombre-, segrega una serie de sustancias que contribuyen a destruir las bacterias que ascienden por el conducto uretral.

Está estimado que entre el 50 y 60% de las mujeres en edad sexual reproductiva sufren al menos un episodio de cistitis en su vida, y el 25% tiene infecciones recurrentes del sistema urinario.

Son frecuentes las infecciones de vejiga después de una relación sexual, en periodos de estrés o en cualquier caso de disminución del sistema inmune (defensas), en pacientes sondados, cuando hay una obstrucción de la orina (como en el caso de piedras en el riñón), como consecuencia de la toma de antibióticos (ya que pueden disminuir también la flora bacteriana vaginal que nos protege de las infecciones causadas por otras especies patógenas),…etc.

Las cifras en España según Laboratorios Salvat, son de 4.000.000 de casos de cistitis agudas en mujeres entre 20-44 años, y un 25% son recurrentes.

En los hombres, la causa más frecuente de infección de orina es una infección bacteriana persistente en la próstata.

 

Síntomas habituales de la cistitis

Pueden darse todos a la vez, o que solamente aparezcan algunos:

  • Dolor o ardor al orinar
  • Necesidad apremiante de orinar con frecuencia, incluso justo después de haber ido al baño.
  • Febrícula y/o escalofríos
  • Orina turbia, lechosa o con sangre
  • Orina con olor muy fuerte o fétido
  • Presión o calambres en la parte baja del abdomen o en la espalda
  • Dolor en la relación sexual

 

Pruebas que ayudan en el diagnóstico de la infección de orina

Las pruebas y análisis que se realicen dependerán siempre del criterio del médico y de los síntomas que el paciente presente. Entre las pruebas que se realizan, están las siguientes:

  • Exploración física.
  • Análisis de orina. Se recoge una muestra de orina para determinar si hay agentes infecciosos.
  • Cultivos de orina, líquidos vaginales, o líquidos uretrales. Para conocer con exactitud qué tipo de bacteria es la causante de la infección y así conocer cuál es el mejor tratamiento para combatirla.
  • Cistoscopia. Exploración interna de la uretra y vejiga urinaria con una micro cámara.
  • Ecografía abdominal. Estudio del abdomen por ultrasonidos.
  • Urografía. Ecografía del riñón habiendo inyectado previamente una sustancia de contraste.

 

Recomendaciones para prevenir la Cistitis

  • Extremar la higiene anal y vaginal antes y después de cada relación sexual. El sentido de la limpieza será de delante hacia atrás.
  • Seguir una dieta saludable, rica en alimentos con Vitamina C.
  • Beber 2 litros de agua diarios.
  • Procurar vaciar la vejiga por completo al orinar.
  • Orinar cada 3 o 4 horas, y siempre después de las relaciones sexuales.
  • Lavarse las manos después de ir al baño y tener relaciones sexuales.
  • Extremar la higiene con los dispositivos intravaginales.
  • Ingerir arándano rojo americano que tenga elevadas concentraciones de PAC’s (proantocianidinas).

 

Valoración Doctors & Labs

Es muy frecuente desarrollar cistitis aunque tengamos precaución, ya que hay factores que no podemos controlar… así que, si experimentáis cualquiera de los síntomas mencionados, os recomendamos que acudáis enseguida a un médico para que os realice un diagnóstico correcto y os pueda proporcionar el tratamiento más adecuado.

Las cistitis son muy habituales en mujeres de edad fértil, y si ya sois propensas a desarrollarla, o sabéis de algún antibiótico que os la provoque, tenedlo en cuenta y avisad a vuestro médico si, por ejemplo, os vais a realizar una intervención (operación) estética en la que os tengan que recetar un antibiótico, ya que hay antibióticos que afectan menos que otros a la flora bacteriana vaginal. Igualmente, os aconsejamos que sigáis las recomendaciones de prevención mencionadas para evitar al máximo el desarrollo de la cistitis.

 

Os dejamos algunas webs que pueden ser de vuestro interés:

Sociedad española de Ginecología y Obstetricia

Asociación Española de Urología 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here