Qué es la Medicina Antiaging

0
antiaging Dra Zemba

Cuando uno habla de medicina antiaging la primera imagen que viene a la cabeza suele ser la de una señora o señor  retocándose con laser, rellenos o toxina botulínica,  tratamientos para quitarse años y arrugas y ofrecer un rostro más joven y luminoso.

Todo eso está muy bien pero… ¿qué pasa por dentro? ¿podemos rejuvenecer nuestras arterias, nuestros huesos y articulaciones, nuestros órganos en general? El aspecto externo ¿no debería estar en consonancia con el interno?

Porque si bien estos tratamientos estéticos antiaging nos aportarán un aspecto más lozano no llegarán a corregir los problemas de disminución de memoria, de concentración, de libido, de energía, que suelen acompañar al envejecimiento.

¡Lo ideal es estar radiante, tanto por dentro como por fuera!

Frente a la circunstancia de envejecer surge pues la Medicina Antiaging, utilizando la palabra “medicina” para indicar que no se trata sólo de tratamientos externos, sino buscando un verdadero rejuvenecimiento del organismo en su totalidad.

Pero antes de referirnos al particular enfoque de esta disciplina deberíamos hacer una breve mención sobre qué es el envejecimiento.

Aunque este concepto resulta fácil de ser reconocido por todo el mundo, no es fácil explicar por qué envejecemos.  Hay multitud de hipótesis y posiblemente no se trate sólo de uno de estos factores aislados sino el conjunto de  todos ellos.

La Medicina Antiaging estudia en profundidad cada uno de estos posibles factores, para postular un tratamiento destinado a corregir  cada uno de ellos.

También estudia la longevidad: ¿ que características tienen las personas que viven muchos años y en un buen estado de salud? Se basa, pues, en los últimos postulados y trabajos científicos que sustentan las hipótesis del envejecimiento.

Las teorías más relevantes son:

1- Acortamiento de los telómeros:   los telómeros son estructuras especializadas  situadas en los extremos de los cromosomas que tienen la función de estabilizar a los cromosomas y mantener a la célula con vitalidad.   Las sucesivas divisiones  celulares  – al paso de los años –  traen consigo que los telómeros se vayan acortando  cada vez más, lo que a la larga lleva a daño y muerte celular.

2-  Teoría de los radicales libres:   los radicales libres son moléculas muy inestables que se producen durante el metabolismo celular normal.  Pero hay situaciones donde se producen en exceso, tanto que nuestras defensas naturales antioxidantes no dan abasto para neutralizar.  Esta situación se llama estrés oxidativo.

Es una situación peligrosa y desfavorable, porque entonces los radicales libres atacan las membranas celulares y el núcleo de las células en diversas partes del organismo. Para pensar en lo nocivo que puede llegar a ser nos basta imaginar un trozo de metal oxidado: ¿queremos  ESO en nuestras arterias, en nuestro corazón?

Las situaciones con más generación de radicales libres son el tabaco, los rayos ultravioletas,  los contaminantes ambientales, las comidas muy calóricas, el exceso de bebidas alcohólicas…

3- Deficiencia del sistema inmunológico:  disminuye la capacidad del sistema inmune para diferenciar “lo propio” de “lo ajeno”, y esto trae dificultad para enfrentar las infecciones,  aparición de cáncer y enfermedades autoinmunes

4- Envejecimiento del sistema endocrino:  las glándulas disminuyen su función y esto trae repercusiones a nivel de todo el organismo.  Una situación muy familiar es la menopausia: la disminución de estrógenos trae  consigo piel más seca,  caída del cabello, dificultades para dormir, cansancio,  bajo estado de ánimo y un sinfín de alteraciones.

La Medicina Antiaging estudia el impacto de las hormonas sobre la salud emocional y el intelecto, la memoria y la concentración.

No se ocupa de enfermedades concretas – eso es una labor de los médicos endocrinólogos- sino de las alteraciones globales que producen las pequeñas variaciones de las hormonas sobre el organismo en su totalidad.

Por supuesto no son estas todas las teorías existentes, pero sí las más sencillas de explicar y las que tienen posibilidad de acciones diagnósticas y terapéuticas.  Hoy en día se puede medir la longitud de los telómeros, el estrés oxidativo, el funcionamiento inmunológico y las hormonas circulantes.

No son las analíticas corrientes, las que podemos encontrar de forma habitual en el ambulatorio, sino análisis específicos y concretos que deben ser solicitados por expertos en la materia.

¿Y cómo se actúa una vez obtenida una evaluación  a conciencia? Se valoran cuáles son los factores clave en un paciente concreto y una situación concreta.

Las cosas no son iguales para todos!  Tenemos distintas formas de envejecer: alguien sufrirá más el deterioro de la memoria o el ánimo, otro la rigidez de las articulaciones, y otro la aparición de trastornos metabólicos: diabetes, aumento del colesterol, etc.

Cada paciente debe atenderse de forma personalizada. Hay tratamientos para reducir el acortamiento de los telómeros, para aumentar las defensas antioxidantes,  para optimizar el sistema inmunológico y ayudar a las hormonas.

El arsenal terapéutico de la Medicina Antiaging cuenta con:

  • Nutrición adecuada
  • Manetenimiento del peso
  • Ejercicios físicos para mantener la flexibilidad articular, mejorar la salud cardiovascular y ganar fuerza
  • Suplementación nutricional con vitaminas, oligoelementos, aminoácidos, etc
  • Utilización de hormonas bio idénticas – esto es, hormonas con la misma composición que la de nuestro cuerpo- cuando sea necesario y no esté contraindicado

La Medicina Antiaging no es sólo un diagnóstico y un tratamiento aislado: es un programa continuo y una forma de vida, unos hábitos saludables y una nutrición adecuada, asesorados por un profesional.  Este tipo de medicina va dirigida a toda persona mayor de 35 años que valore su salud y esté dispuesta a actuar Activamente en la prevención y cuando sea posible, en la mejoría de los trastornos asociados al envejecimiento.