¿Qué tiene que tener una buena crema?

0
que tiene que tener una buena crema

Es frecuente oír comentarios sobre si tal o cual crema es fantástica porque tiene tal o cual principio activo, de nombres completamente desconocidos en algunos casos, sin embargo; en ocasiones resulta muy difícil aprender a distinguir si todo es una brillante operación de marketing o es real. Conocer cuáles son los principios activos que de verdad  se pueden llamar “anti-edad” nos puede facilitar la elección, pero en las cremas no sólo es importante lo que contienen sino también la dosis efectiva y el vehículo o excipiente donde va este principio activo para conseguir penetrar hasta donde sea útil, por tanto no nos vale sólo que contenga tal o cual componente sino que además debe ser en cantidad suficiente y en la forma necesaria para llegar a su objetivo y lo que sea más adecuado al tipo de piel. Y cada uno tenemos la nuestra…

La piel surge en los primeros días de la vida del embrión humano, casi al mismo tiempo que el cerebro. Este órgano, el más extenso de nuestro cuerpo, tiene una característica fundamental,   su formidable capacidad de regeneración, que sin embargo se va perdiendo con la edad.

Para entender cómo funcionan las cremas debemos conocer la estructura básica de la piel, que consta de tres capas bien diferenciadas, la epidermis, la dermis y la hipodermis:

  • La epidermis es la capa más externa. Tiene por término medio un milímetro de espesor, aunque es mucho más gruesa en las palmas y en las plantas y menos en los párpados. Está constituida por varias capas de células llamadas queratinocitos, dispuestas unas encima de otras como ladrillos en una pared constituyendo una barrera impermeable para casi todas las sustancias. Se regenera cada 2 meses y su función es mantener la piel hidratada, así como protegernos de la radiación solar.
  • La dermis forma la mayor proporción de la piel y constituye el verdadero soporte de este órgano. Tiene un espesor de unos cuatro milímetros. Ya no se trata de capas de células superpuestas, sino de un complicado sistema de fibras entramadas y entrelazadas de colágeno y células llamadas fibroblastos. todas ellas  nadan en una piscina de una sustancia denominada “sustancia fundamental. Los  fibroblastos se encargan de producir las fibras de colágeno y  las fibras elásticas; la sustancia fundamental  se encuentra entre las fibras y está constituida por proteínas, sales, glucosa y agua.
  • La hipodermis es la capa más profunda de la piel Se halla constituida por gran multitud de adipocitos (células grasas),  separados entre sí por haces de fibras colágenas y elásticas. La grasa forma un tejido metabólico muy activo que además protege al organismo proporcionándole amortiguación y aislamiento térmico.

El proceso de envejecimiento es un proceso natural que  consiste entre otras cosas en la rotura de las fibras de colágeno y elastina en las capas profundas de la piel, las cremas no pueden llegar hasta ellas pero si pueden retrasarlo y mantener la piel hidratada y en buenas condiciones, actuando sobre las capas más externas, renovando los queratinocitos y favoreciendo la síntesis de colágeno y elastina, incluso suministrando principios activos para la sustancia fundamental. El envejecimiento depende en gran medida de nuestra genética y hábitos (abuso del sol, del tabaco,  falta de ejercicio aeróbico, de los gestos que repetimos continuamente, del agua que bebemos, de una mala dieta, etc.).

 

¿Cuáles son los principios activos más efectivos? ¿Hasta dónde penetran? ¿Dónde actúan y por qué? ¿De verdad hacen algo?

Os nombraremos los más importantes:

Alfa Hidroxiácidos (AHA)

Conocidos desde tiempos de Cleopatra, una mujer avanzada a su tiempo, pues según dicen las crónicas ya se bañaba en leche de burra (con ácido láctico, un AHA). Son productos presentes en la naturaleza: ácidos málico, láctico, cítrico, tartárico, glicólico…éste último es el  más conocido:

 

Ácido glicólico

Disminuye la cohesión de los queratinocitos de la epidermis favoreciendo su desprendimiento y su regeneración además, en concentraciones más elevadas consigue alisar la superficie de la piel, esta mini agresión continua, despierta el sistema regenerador de la piel  aumentando la formación de colágeno y elastina. Su eficacia, no obstante, depende  de la concentración y del pH de formulación,  a pH ácido es más eficaz pero también más irritante aunque la piel se acostumbra poco a poco. Al principio produce picor y enrojecimiento en algunas pieles.

Estas son las concentraciones efectivas:

 

Concentración Efecto
0-2 % Hidratación
8-10 % Aumento de colágeno
10-15 % Mayor aumento de colágeno y de fibras elásticas gruesas
20 % Además, crea un patrón uniforme de melanocitos

 

Algunas sustancias de las que habéis podido hablar como la gluconolactona es simplemente un derivado con mucha mayor tolerancia y que no produce irritación, el ácido lactobiónico, uno de los productos exfoliantes y regenerantes más efectivos de la cosmética, logra difuminar manchas, atenuar líneas de expresión y cicatrices de acné de manera similar al glicólico pero además es tolerado por todo tipo de pieles.

 

 Vitamina A o Retinoides Tópicos

El ácido retinoico o vitamina A se usa como tratamiento tópico y oral contra el acné, cuando se toma por vía oral como tratamiento para acné grave y estrictamente bajo especial control médico, los pacientes cambian prácticamente de piel , la piel se pela y enrojece quedando  renovada aunque muy sensible a cualquier agente externo, sobre todo al sol. Esta acción tan profunda de renovación se ha aprovechado por vía tópica  consiguiendo derivados menos irritantes: retinol, retinaldehído, retinoato… Son potentes agentes anti edad que estimulan el recambio de los queratinocitos de la superficie de la piel favoreciendo la aparición de nuevas células y la fabricación de colágeno, mejoran las arrugas, iluminan la tez, disminuyen el tamaño de los poros, etc. Si están en dosis suficientes los resultados son visibles en dos meses.

La presentación como  ácido retinoico se usa a diferentes concentraciones (0,025, 0,05 y 0,1 %). Produce enrojecimiento y es aconsejable empezar a usarlo en días alternos hasta que la piel se adapte. No se debe usar sin un protector solar de spf alto durante el día ni en pieles sensibles y jamás en embarazadas.

 Otros activos antienvejecimiento

Vitamina C (ácido ascórbico)

Estimula la síntesis de colágeno y mejora la elasticidad  cutánea, tiene un potente efecto anti radicales libres -responsables en gran medida del envejecimiento- y es un potente antioxidante. El problema es que ella misma se oxida con facilidad y los laboratorios han estado muchos años elaborando fórmulas para darle estabilidad  sin perder su eficacia. Su presentación en forma de ácido se usa para peelings por su efecto ligeramente irritante, pero existen hoy en día múltiples derivados algunos con eficacia más baja pero menos irritantes.

La vitamina C además en concentraciones del 15% es un buen coadyuvante en tratamientos anti manchas contrariamente a lo que se  dice de que puede manchar la piel , lo que si puede hacer es  manchar los poros debido a la oxidación de la vitamina, pero este efecto se resuelve con un peeling o exfoliación semanal mientras se haga el tratamiento. El ácido L-ascorbico es más eficaz, se usa en concentraciones de10-15% y existen ampollas de hasta el 20%, después están los derivados que son menos irritantes pero también menos efectivos, excepto el  ascorbato de tetrahexildecilo, que parece que tiene  el mismo nivel de eficacia. La vitamina C es mejor aplicarla de noche como reparador nocturno en forma de sérum, gotas o ampollas.

SCA

Es un extracto patentado y concentrado de secreción de caracol Cryptomphalus aspersa (no cualquier caracol). Un estudio publicado en la revista International Journal of Cosmetic Science  presenta resultados que demuestran que  esta secreción  podría utilizarse en terapias regenerativas de tejidos dérmicos dañados, ya que estimula la proliferación, migración, adhesión y supervivencia de queratinocitos y fibroblastos humanos.  Importante: no es un caracol cualquiera, ni la baba del caracol, sino la secreción  que hace el caracol frente a una agresión nociva que es rica en proteínas de alto y bajo peso molecular, ácido hialurónico y antioxidantes. La baba o la mucosidad que deja el caracol cuando pasa  no tiene ningún efecto biológico, cuidado con las publicidades engañosas. El SCA ha demostrado  disminuir los efectos del fotoenvejecimiento, alisar la piel y mantenerla más hidratada y luminosa.

Proxilane

Producto reconocido internacionalmente por su acción directa sobre los fibroblastos, ya que ayuda a incrementar su número y cantidad de glucosaminoglicanos(GAGs), elemento fundamental para mantener la estructura de la matriz dérmica, es decir el más potente activo anti flacidez que se conoce, pero OJO!! Las concentraciones van del 0.05%(completamente ineficaz) al 30%(máxima  dosis comercializada).

Proteoglicanos

Hay muchos tipos pero en general  todos  tienen como función mantener la hidratación del espacio intracelular en la dermis  y dar tersura a la piel por su estructura, son moléculas muy grandes y se asocian al colágeno y al ácido hialurónico. Son esenciales para mantener la estructura y la tensión de la piel. Tienen un claro efecto flash inmediato antiflacidez y van acompañados generalmente de vitamina c para conseguir un efecto antiedad.

Péptidos

Son moléculas grandes e inestables que se han puesto de moda más recientemente. Son por ejemplo Matrixyl al 5% o  Argireline al 10% (efecto bótox tópico), la mayoría estimulan la síntesis de colágeno y elastina, y suelen combinarse entre ellos y con antioxidantes.

Ácido hialurónico

Es de origen natural, formado por una larga repetición de unidades glucosídicas que forman una espiral capaz de absorber y retener en su interior una gran cantidad de agua, hasta 30 veces su peso.  Es el principal componente de la matriz extracelular y a  medida que nos hacemos mayores cada vez tenemos menos, debe ser fragmentado para que se absorba bien y es un eficaz hidratante natural antiarrugas y antiedad.

Existen otros muchos  que simplemente actúan como antioxidantes como  la vitamina E, el coenzima Q, el resveratrol, las isoflavonas de soja etc.

Todos los cosméticos están sujetos a la Reglamentación Europea de productos cosméticos 1223/2009  que  se puede consultar en la  AEMPS, donde indica la concentración máxima de algunos ingredientes , las sustancias y aditivos prohibidos  y la obligación de todos los cosméticos comercializados en Europa de indicar listado ingredientes INCI (International Nomenclature of Cosmetics Ingredients.

Para haceros una idea, debéis saber que los ingredientes van en orden  decreciente de concentración y el fabricante puede solicitar la confidencialidad y por tanto excluir varios ingredientes del etiquetado, los ingredientes en cantidad menor  al 0.1% no van en orden, las plantas  o sus derivados llevan el nombre en latín y los perfumes solo se especifican si la dosis es superior a un porcentaje determinado.

 

¿Cómo se consigue la absorción de los principios activos?

Las altas temperaturas de la piel, el pH adecuado, las altas concentraciones de principios activos,  la baja queratinización y la limpieza correcta favorecen la absorción de los productos cosméticos. No podemos pretender irnos a la cama sin desmaquillarnos pero ponernos la súper-crema de noche porque no conseguiremos nada, si el poro está obstruido con el maquillaje, la piel no respira y no deja que penetre nada, ¿Os quitáis siempre el maquillaje antes de ir a dormir? ¿Siempre siempre? Seguro que no… Todas lo hemos hecho alguna vez, llegamos cansadas de todo el día y es una lata… Pues bien, se hizo una encuesta en Inglaterra y parece ser que un tercio de las mujeres de ese país duermen dos veces a la semana mínimo con el maquillaje puesto, claro que esto no es Inglaterra, aunque quizás aquí sea aún peor.

Una periodista británica Anna Pursglove del daily mail se atrevió a llevar a cabo un experimento durante el cual evitó desmaquillarse en 28 días; se lavaba evitando productos desmaquillantes y utilizaba su maquillaje de nuevo por las mañanas usando sus cremas hidratantes y su protocolo habitual de belleza, semanalmente visitaba a un experto que tomaba muestras de su piel para hacer un seguimiento. El resultado fue una piel irritada, con granos e hiper-reactiva. La piel respira por la noche, se oxigena y es cuando más se regenera, cuando no retiramos el maquillaje, éste junto con el sudor, la contaminación, los residuos de células muertas, obstruye los poros. La piel no sólo no se renueva ni respira, sino que tampoco permite el paso de los nutrientes de nuestras cremas, se seca y se deshidrata, pierde flexibilidad y suavidad. La mejor crema no estará haciendo absolutamente nada si no limpiamos antes la piel.

Además de la limpieza, los excipientes son importantes pues son el transporte, el vehículo donde va el principio activo y son importantes en la medida que lo acercan a  su objetivo. Si el pH de la piel es el correcto, después de una buena limpieza, así debería ser,  se aplica un serúm o suero, que básicamente es un cosmético mucho más concentrado en principios activos que llega a capas más profundas de la piel y acostumbra a tener texturas más ligeras. Se aplica 5 minutos antes de cualquier crema y se puede aplicar solo si la piel es mixta o  grasa y  si no es necesario la aplicación de una crema adecuada posteriormente. Se aplica en poca cantidad y mejor día y noche pero si se decide usar 1 sola vez, mejor por la  noche para aprovechar más el efecto regenerador de la piel. Escoger una crema, crema-gel o gel simplemente dependerá del tipo de piel, cuanto más grasa sea la piel más adecuadas son las texturas sin grasa como los geles y cuanto más seca, más adecuadas la cremas más oleosas.

 

¿Cuál sería pues, el protocolo ideal antiedad?

He aquí la pregunta clave, que por desgracia, no están fácil responder. No existe un protocolo anti edad  que sirva para todas la pieles, primero hay que conocer el tipo de piel y por eso es tan importante acudir a un buen profesional. Hoy en día existen unos aparatos, los dermoanalizadores, que nos dan una idea exacta y científica de cómo esta nuestra piel en ese momento y de cuál es nuestro talón de Aquiles, los más sofisticados miden:

 

  • Hidratación: Una hidratación insuficiente hace más visibles las arrugas y, además, aumenta su sensibilidad a los efectos negativos que provocan los distintos factores externos.
  • Sebo: Una piel grasa es aquella que tiene una acumulación excesiva de sebo, debido a que las glándulas sebáceas producen más del que la piel necesita, tiene brillos y se ven los poros grandes, dilatados.
  • Elasticidad: Es una medida estrechamente relacionada con la edad.
  • pH: La piel sana tiene un PH 5.5 con una leve tendencia ácida para proteger la superficie de la epidermis de Cuando nuestro manto ácido se ve afectado, nuestra piel pierde humedad y genera tendencia a infecciones y envejecimiento y además afecta mucho a la absorción de las cremas, los pH de la cara se modifican con tónicos, aguas micelares y celulares.
  • Temperatura: Influye en la absorción de los principios activos de las cremas.
  • Nivel de melanina.
  • Niveles de queratina: a mayor queratinización el poro está más obstruido y es más necesario un peeling o una buena limpieza, pues interfieren en la absorción de las cremas.
  • Diámetro del poro: si la piel tiene los poros grandes y abiertos, su aspecto es apagado, graso y poco saludable.
  • Rugosidad de la piel.
  • Longitud y profundidad de las arrugas.
  • Tamaño y profundidad de las manchas de la piel.
  • Edad biológica

 

Un ejemplo de protocolo general podría ser:

 

Mañana

Limpieza con leche/ agua micelar /gel

Sérum  de alta concentración en hialurónico

Crema de glicólico

Protector solar

 

Noche

Limpieza con leche/ agua micelar /gel

Serúm de hialurónico

Crema de retinóico o derivados

 

Periódicamente tratamientos de choque de ampollas de proteoglicanos, vitamina C  o SCA  (regeneradoras y tensoras).

Este protocolo es variable en función del tipo de piel, de la edad  y del problema que más nos preocupa y en el que debemos incidir, es por ello que es tan importante un análisis previo de la piel y contactar con buen profesional, aun  así, ya tenéis criterios que os pueden servir de guía para escoger una buena crema y haceros vuestro propio protocolo diario de belleza.

[authorbox authorid=”39″ title=”Autor”]