En medio de una vorágine de artistas, actrices, modelos y famosas que marcan tendencia en cuanto a imagen y cánones de belleza se refiere, a la par que excelentes make up artists (maquilladores) se convierten en verdaderas celebridades, ofrecen master class, comparten su talento en redes sociales, tienen su propia línea de cosméticos, etc… surge una alternativa a la que se le denomina: No make up make up (que sería como decir: el maquillaje de no maquillaje).

Este nombre hace referencia a un tipo de maquillaje que pretende hacer ver que no llevas nada, pero en cambio, sí que vas maquillada. Consigues tener buena cara, pero nadie diría que te has maquillado.
En realidad, no es nada nuevo, ya que en todas las películas y anuncios en las que las actrices y actores hacen ver que se acaban de despertar tal cual, ¡por supuesto que van maquillados!

El no make up make up, es un tipo de maquillaje que juega con las sombras y los claros, como siempre han hecho los maquilladores para envejecer, rejuvenecer o cambiar la fisonomía y estructura de un rostro.

Recordemos que los tonos claros aportan volumen y los tonos oscuros todo lo contrario, hunden, aportan profundidad.  De hecho, únicamente con dos lápices: un lápiz beige y uno marrón con tonos grisáceos, se podría cambiar ópticamente la fisonomía de una cara.

En el caso del cine y el teatro, los maquillajes son más vastos y grotescos, porque están ideados para ver a los actores a media y larga distancia.
Pero en nuestro día a día, y con las redes sociales y cámaras de alta definición, nos movemos en las distancias cortas, muy cortas.

A esta técnica, el jugar con el claro y el oscuro, las hermanas Kardashian le llamaron “contouring” (que viene de contornear), y así siguieron ampliando su gran imperio empresarial con sus propias firmas cosméticas de súper éxito en ventas.

A veces, hay cosas, técnicas, productos que ya existen y que ya se utilizan desde hace décadas, pero que se ponen en primera línea de nuevo porque algún personaje público destacado lo comparte, y esto es lo que ha ido pasando con el no make up make up.

En definitiva, en estos días de verano, de playa o montaña, de desconectar y aligerar…apetece también aligerar nuestro look, pero en este caso NO se trata de un maquillaje ligero, sino que se trata de aparentar que llevas la cara lavada al 100% o casi

Este maquillaje es ideal para ocasiones en las que no irías maquillada, como por ejemplo una noche en un albergue con amigos, una excursión, unas colonias de padres e hijos…ocasiones en las que no quieres parecer maquillada pero sí mejorar el aspecto de tu rostro y de tu piel, así que para estos casos la solución sin duda es el No make up make up.

¿Cómo hacemos un no make up make up?

Aunque parezca fácil no lo es, y hay un único secreto: difuminar y difuminar, trabajar bien los maquillajes para que todo lo que te apliques quede perfectamente integrado en la piel. Recordar que estamos trabajando en la distancia corta /íntima.

En primer lugar aplicaremos una pre-base sin color, que nos aporte protección, antioxidación y nos haga de “primer”. Bien extendida, preferiblemente con los dedos, ya que la temperatura corporal hace que se funda mejor con la piel.

Os proponemos:

Heliocare 360 Gel Oil Free
Zo Primer and SunBlock
Isdin Fusion Water

Dejaremos que se seque bien antes de proceder a aplicar el corrector beige o toque de maquillaje, pero no por todo el rostro, sino solamente en aquellas áreas con rojeces, manchas y zonas más hundidas.

Es decir, aplicaremos muy poca cantidad de producto en las siguientes zonas:

  • rictus
  • perfilado del labio exterior
  • comisuras de los labios (que tienden a hacer cara triste de marioneta)
  • ojeras (solo en las ojeras, no en las arrugas del contorno ojos)
  • párpado superior si es oscuro o liláceo
  • extremos interior y exterior de los ojos

Es mejor aplicar muy poca cantidad de producto, trabajarlo bien, y en todo caso reaplicar en varias capas.
Recomendamos los correctores de color fluidos, acabados en pincel, de La Roche Posay, Mavala, Beter y el de Avène, -porque son mates-, pero la lástima es que ninguno tiene muchos tonos donde elegir.

Y si queréis aportar más volumen y sofisticación a vuestra tez, y evitar que os quede un rostro plano (que es un error muy común) podéis usar un corrector oscuro y mate para definir ligeramente los pómulos y las aletas de la nariz.

Pero insistimos: es un maquillaje que debe ser imperceptible, hay que trabajar los trazos y difuminarlos extremadamente bien, si no os sentís muy seguras, mejor no realizar este paso.

En el pómulo alto, en la parte del rostro que se levanta cuando sonreímos, aplicaremos preferiblemente un colorete mate líquido o en crema.

Os proponemos el de Perricone MD No Blush Blush en textura cremosa, o bien un truco: un labial mate bien trabajado como colorete, como por ejemplo el de Sensilis Intense Matt Long Lasting en tono Incarnat o Delice. Los coloretes de Beter son en polvo, pero waterproof, que es también una opción interesante.

El tono del colorete dependerá del vuestro color natural de piel. La idea es que obtengamos el tono rosado que se obtiene cuando realizamos una caminata por el campo, así que variará entre un rosa sutil y un rosa con un poco de melocotón.

Si consideráis que necesitáis un ligero toque de polvos bronceadores, podéis utilizarlo con moderación, debajo de los pómulos y un poco en las sienes y línea mandibular, siempre que sea mate y no tire a naranja ni fucsia.
En polvo recomendamos los Mosaico de Avène, Rilastil Make Up Bronze Powder Duo (que combina dos tonos) y también tenéis la opción de Perricone MD No Bronzer Bronzer en textura líquida.

Lo siguiente será usar un lápiz de ojos gris o marrón en la línea del agua del párpado superior, para aportarle mayor densidad a las pestañas. Si sois muy hábiles, podéis hacer pequeños puntos en la línea del nacimiento de las pestañas tanto superior como inferior, y dará un efecto óptico de mayor cantidad de pestañas.

Podéis utilizar los lápices de Mavala, Sensilis, La Roche Posay, Nailine o Rilastil.

En los párpados, podéis dar un toque con el mismo bronceador, o con una sombra marrón grisácea, para marcar ligeramente la cuenca y aportarle otra dimensión al ojo.

En este maquillaje será imprescindible un rizador de pestañas (en la farmacia encontraréis la marca Beter) y podéis usar una máscara de pestañas transparente o una sola capa de marrón. Nos gustan las de la gama Respectissime La Roche Posay (para este look es ideal Respectissime Ultra Suave con acabado ultra natural), o Belcils máscara de pestañas incolora.

Y como toque final, un poco de hidratación en los labios que no brille, tipo cacao y que respete vuestro color natural de labio. Aquí os recomendaríamos el hidratante bálsamo labial Rêve de Miel de Nuxe, el Bálsamo labial Cold Creme de Avène o el de Perricone No Lipstick Lipstick.

Recordad que en este tipo maquillaje no hay cabida para iluminadores, ni purpurinas ni brillos ni gloss, ni tampoco para líneas marcadas o definidas. Todo tiene que fundirse en la piel y parecer que emana de nuestra piel. Y desde luego, podéis hacer todos los pasos o simplemente acabar el proceso con el corrector de tono.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here