Salud Integrativa y otras pequeñeces

0
Medicina Integrativa y otras pequeñeces

Arrancado el siglo XXI estamos volviendo hacia la medicina hipocrática: no podemos dejar de pensar que formamos parte de un todo y como un todo hemos de entender nuestra salud.

Las especializaciones médicas son cada vez más precisas pero la tecnología puntera, utilizada como única terapia, no puede llegar a dar respuestas a las necesidades de nuestros pacientes. Esta es la realidad y la gente busca soluciones a sus problemas.

Necesitamos el trato humano, conocer a la persona y su entorno.

La tendencia natural del organismo es a curarse: Vis medicatrix natura. Una cicatriz tiene tendencia natural a cerrarse y un hueso a soldarse. Vamos a tratar de eliminar las posibles causas que dificulten los procesos naturales para restablecer la salud y evitaremos seguro males mayores. 

Hemos de lograr trascender la situación que generó el síntoma. 

Ejemplo: Si una persona es hipertensa, con un antihipertensivo está controlado, pero si reduciendo el estrés, aumentando el ejercicio, mejorando la dieta, durmiendo un poco más, ayudándole a gestionar los afectos, transcendemos la situación que generó el síntoma, aquí hemos avanzado en salud. 

Serán menos pacientes los que necesiten tratamiento crónico, y a la larga intervenciones quirúrgicas.

El bienestar físico, psíquico, anímico y social van a marcar cómo nos encontramos ubicados en este mundo, nuestra manera de ser y nuestra manera de enfermar.

No podemos esperar una varita mágica que nos cambie la vida, ni un médico que nos salve de nuestro camino y de nosotros mismos. No podemos dejar nuestro paquete de problemas encima de su mesa y esperar que invente una receta milagrosa para nosotros, o peor, que aplique un protocolo y nos cure.

Hemos de retomar el poder de la sanación en nuestra vida. Nos pueden curar un síntoma, pero la sanación va a depender en gran parte de nosotros. Restablecer la salud es mucho más que curar un síntoma y es lo que nos hará estar en paz, tanto si nuestra patología tiene cura como si no la tiene. 

Sanar o restablecer la salud, es distinto que curar. Podemos curar sin sanar y sanar con enfermedades que no tienen cura. Llegando a estar en armonía con nosotros mismos y con el entorno aún durante una enfermedad. Podemos salir del hospital curados pero sin sanar…

La medicina oficial es realmente buena con los problemas agudos. Que cada día se salvan vidas, es un hecho. Así mismo al aumentar tanto la esperanza de vida se han disparado de manera alarmante las patologías crónicas y aquí es donde cuesta más dar respuestas. 

La gestión de nuestro día a día, familia, amistades, nuestros sentimientos y emociones, nuestra implicación en la sociedad, la alimentación…

La Medicina Integrativa va encaminada a encontrar de nuevo este sistema curativo, mano a mano con el paciente. Un paciente comprometido con su salud y que ganará en consciencia y responsabilidad.

La labor conjunta de los diferentes profesionales de la salud (internistas, oncólogos, acupuntores, psicólogos, nutricionistas y un largo etcétera) serán la primera premisa para el cambio, así como la responsabilidad del paciente sobre su vida y sus problemas. Vamos a tomar decisiones conjuntas y trazar un plan factible para, poco a poco, acercarnos más a la parte que favorece nuestra salud.

Terapias basadas en la evidencia, sin creencias, pero también sin prejuicios. 

El gran cambio será integrar que el todo es mucho más que la suma de las partes. La suma de diferentes acciones y terapias en la vida del paciente, va a tener un resultado muy superior a cada una de ellas por separado.

Nunca es tarde para retomar el camino de restablecer nuestra salud. 

Nadie se puede cuidar por ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here